Home page


La Primera Epístola a los Corintios

Por Mark Copeland
Versión castellana de estos estudios:
Nicolás Hernández

Hecho en páginas Web para la Internet:
Valente Rodríguez
 

 
 

 

Los Tres Tribunales (4:3-5)

 

INTRODUCCIÓN 

1. Entre los muchos problemas que existían en la iglesia de Corinto...
   a. Había el problema de la división – 1 Cor 1:10-11
   b. Que involucró la “predicadoritis” o “cultos de personalidad” - 1 Cor 1:12 

2. En relación con el problema, el apóstol Pablo...
   a. Reprendió la inmadurez espiritual de tal división – 1 Cor 3:1-4

  
b. Reveló como alguien debería ver el papel de los predicadores – 1 Cor 3:5-9; 4:1-2
   c. Recalcó que en su propio caso él estaba más interesado en lo que el Señor pensaba – 1 Cor 4:3-5 

3. En el texto de nuestro estudio (1 Cor 4:3-5), somos introducidos a tres diferentes tipos de juicio...
   a. Una corte de juicio por los hombres
   b. Una corte de juicio por la conciencia de uno mismo
   c. Una corte de juicio por Cristo

   -- Podríamos llamar a estos “Los Tres Tribunales” 

4. En nuestro sistema de corte federal, tenemos...
   a. La corte local federal
   b. La corte de apelación federal de distrito
   c. La suprema corte federal

   -- En la que el juicio de una corte es más terminal que las otras 

   [Así es con “Los Tres Tribunales” de nuestro texto. Hay una diferencia entre ellos, y hacemos bien en ver lo que las Escrituras dicen sobre cada uno. Empezamos con el “tribunal” más pequeño...]
 

I. LA CORTE DE JUICIO DE LOS HOMBRES 

   A. EL PUNTO DE VISTA DE PABLO DE ESTE “TRIBUNAL”...

      1. “...Yo en muy poco tengo el ser juzgado por vosotros, o por tribunal humano” – 1 Cor 4:3a

      2. Note cuidadosamente que dijo “en muy poco”, no “en nada”

      3. Pablo estuvo relacionado con frecuencia sobre lo que la gente pensaba en algunos asunto
         a. Sobre lo que pensaban sus hermanos débiles – 1 Cor 8:13
         b. Sobre lo que pensaba del perdido – 1 Cor 9:19-23; 10:31-33

      4. Pero lo que pensaba la gente de él en lo personal era “en muy poco”...
         a. Sus logros
         b. Su posición como predicador. 

   B. LA RAZÓN DEL PUNTO DE VISTA DE PABLO...

      1. Él sabía que tan falible podrían ser las opiniones de los demás
         a. El mundo ama a los falsos maestros – Luc 6:26; ver Jer 5:30-31
         b. Ellos aborrecen a los que “no son del mundo” – Jn 15:18-19

      2. Él sabía que su criterio para juzgar era incorrecto
         a. Con frecuencia miraban la apariencia exterior – ver 1 Sam 16:7
         b. Un problema con el que Pablo tuvo que tratar – 2 Cor 10:7,10
         c. Sin embargo él sabía lo que el Señor había dicho – ver Jn 7:24 

   [Mientras que hay ocasiones en las que debemos considerar lo que piensan los demás, la estimación final necesita mirar a una corte más alta. Algunos podrían decir “Deje que su conciencia sea su guía.” Pero examinemos...]
 

II. LA CORTE DE JUICIO PARA LA CONCIENCIA DE UNO MISMO 

    A. EL PUNTO DE VISTA DE ESTE “TRIBUNAL”...

       1. “Y ni aun yo me juzgo a mí mismo.” – 1 Cor 4:3b

       2. Pablo no está descartando totalmente la necesidad de examinarse a si mismo
          a. No examinamos a nosotros mismos en la Cena del Señor – 1 Cor 11:28-31
          b. Debemos examinar periódicamente nuestra propia salvación – 2 Cor 13:5

       3. Él por cierto enfatizó la importancia de una buena conciencia – 1 Tim 1:5,19; 3:9; 4:2

       4. Pero en el asunto a la vista (la evaluación de los predicadores), Pablo rehusó depender de este “tribunal” 

    B. LA RAZÓN PARA ESTE PUNTO DE VISTA...

       1. Él sabía lo falible que puede ser la conciencia de alguien o la estimación de uno mismo
          a. Él había servido siempre a Dios con buena conciencia – Hech 23:1
          b. Aun cuando él estaba asesinando a cristianos – ver Hech 26:9-11
          c. ¡Cuando está mal informado, alguien puede tener una conciencia clara y aun así estar equivocado de muerte!

       2. Pablo conoció esta posibilidad
          a. “Porque aunque de nada tengo mala conciencia, no por eso soy justificado;” – 1 Cor 4:4a
          b. En tanto que su conciencia estaba limpia, él sabía que no hizo lo justo 

   [Pablo sabía que aún había un juicio final e infalible...]
 

III. LA CORTE DE JUICIO DE CRISTO 

     A. EL PUNTO DE VISTA DE ESTE “TRIBUNAL”...

        1. Él sabía que “el que me juzga es el Señor” – 1 Cor 4:4b
           a. Que esto se refiere al juicio de Cristo es evidente por el vers 5
           b. Porque Cristo juzgará a los hombres en Su venida – 2 Cor 5:10

        2. Él vio el juicio del Señor como superior, porque Él:
           a. “aclarará también lo oculto de las tinieblas” (la cosas en las que una conciencia limpia podría errar)
           b. “manifestará las intenciones de los corazones” (cosas ocultas con frecuencia de la vista de otros)

        3. De allí el punto de vista de Pablo de este “tribunal” como final, sin ¡ninguna corte de apelación

     B. LA RAZÓN PARA EL PUNTO DE VISTA DE PABLO...

        1. Él sabía que el juicio de Cristo era cierto
           a. Porque Dios dio pruebas por medio de la resurrección de Jesús – Hech 17:31
           b. Y Pablo escribió con frecuencia de este juicio – Rom 14:10; 2 Cor 5:10; 2 Ti 4:1

        2. Él sabía que el juicio de Cristo era superior
           a. Él sabía que el Señor estaba juzgando aun en ese momento (ver el tiempo presente) – 1 Cor 4:5; ver Apoc 2-3
           b. Él sabía que el Señor podría conocer los secretos de los hombres – Jn 2:24-25; ver Mt 9:4
 

CONCLUSIÓN 

1. Y así tenemos “Los Tres Tribunales”...
   a. La corte de juicio de los hombres
   b. La corte de juicio de la conciencia de uno mismo
   c. La corte de juicio de Cristo 

2. ¿A cuál tribunal estamos apelando para la esperanza de salvación...?
   a. ¿Está basada nuestra esperanza en la de los hombres falibles que hemos dicho?
   b. ¿Está basada nuestra confianza en lo que sentimos en nuestros corazones, o en lo que nos dice nuestra conciencia?
   c. ¿O ponemos nuestra confianza y esperanza en las palabras del Señor que nos juzgará? – Jn 12:48; ver Mr 16:16; Apoc 2:10 

   Confío que hemos visto que hay solo un “tribunal” al que deberíamos poner atención para la respuesta final de tales preguntas, y para que pudiéramos verdaderamente tener la actitud de Pablo... 

   “Por tanto procuramos también, o ausentes o presentes, serle agradables.” – 2 Cor 5:9 

   Nota: Los puntos principales de este bosquejo están basados en un sermón de Alexander Maclaren con un título similar en su Expositions Of The Holy Scriptures.

 
 

  Cuando el "mono"se vea verde, llámenme, estoy a la mano.

 
 


A un índice                                       A la página principal
 

 

free hit counter