Home page


La Segunda Epístola a los Corintios

Por Mark Copeland
Versión castellana de estos estudios:
Nicolás Hernández

Hecho en páginas Web para la Internet:
Valente Rodríguez
 

 
 

 

Examinaos a Vosotros Mismos (13:5)

 

INTRODUCCIÓN 

1. Mientras Jeremías se lamentaba sobre la destrucción de la ciudad de Jerusalén, él llamó al pueblo a examinarse a mismos y a volver al Señor – Lam 3:40-41 

2. En la enseñanza sobre la observancia apropiada de la cena del Señor, Pablo escribió que debía ser el momento para que ellos se examinaran a mismos – 1 Cor 11:27-30 

3. Pablo desafío más tarde a los corintios a “examinaos a vosotros mismos si estáis en la fe; probaos a vosotros mismos” 2 Cor 13:5
   a. Al hacerlo, él emplea el tiempo presente para los verbos “examinar” y “probar”
   b. ¡Indicando que tal examen debía a ser una actividad continua! 

4. Esto debe levantar naturalmente algunas preguntas importantes...
   a. ¿Por qué debemos examinarnos a nosotros mismos?
   b. ¿Por cuál estándar debemos examinarnos a nosotros mismos?
   c. ¿Qué tipo de preguntas deben ser contestadas por nosotros mismos? 

   [En esta lección, me gustaría que pusiéramos nuestra atención en este llamado a “Examinaos a Nosotros Mismos”. Mientras lo hacemos así, contestemos la pregunta que ya se ha levantado, iniciando con...]
 

I. ¿POR QUÉ DEBEMOS EXAMINARNOS A NOSOTROS MISMOS? 

   A. PARA DETERMINAR SI ESTAMOS O NO EN LA FE...

      1. Pablo dijo, “Examinaos a vosotros mismos si estáis en la fe.”
         a. La expresión “en la fe” se refiere a ser un cristiano fiel
         b. ¡Entonces debemos examinar si estamos permaneciendo fieles al Señor!

      2. Necesitamos recordar que el peligro de naufragar derivar está aun presente
         a. Es posible alejarse si descuidamos nuestra salvación – ver Heb 2:1-4
         b. Es posible desarrollar un corazón malo de incredulidad – ver Heb 3:12-14

      3. Lo que nuestro texto implica, sin embargo, es que es posible SABER de la situación de alguien ante Dios
         a. De hecho, la Biblia fue escrita para este propósito, para que pudiéramos saber
         b. Un libro en particular tiene este propósito en mente – 1 Jn 5:13; 2:3; 3:14,24
 

   B. PARA DETERMINAR SI JESUCRISTO ESTÁ EN NOSOTROS...

      1. Pablo desafió a los corintios a considerar si Jesús estaba en ellos

      2. Qué Jesucristo mora en el cristiano es un pensamiento maravilloso
         a. Fue prometido por el mismo Jesús – Jn 14:21-23
         b. Empieza cuando nos revestimos con Cristo en el bautismo – Gál 3:26-27

      3. Podríamos maravillarnos en ocasiones “como” mora Él en nosotros, pero aquí la clave es...
         a. ¡Saber que Él mora!
         b. ¡Percatarnos que hay formas en que podemos SABER si Él mora o no!

      -- ¡Lo cual es el por qué necesitamos examinarnos a nosotros mismos periódicamente! 

   C. DETERMINAR SI ESTAMOS REPROBADOS...

      1. Es un don que Cristo esté en los cristianos, a menos que ellos estén “reprobados”

      2. ¿Qué significa estar “reprobado”?
         a. He aquí como lo leen otras traducciones...
            1) “ser disipado” (KJV, ASV)
            2) “fallar en la prueba” (NASV, NIV)
         b. Literalmente, “no pasar la prueba”, y en el contexto se refiere a la prueba de...
            1) Estar en la fe
            2) Tener a Cristo en usted

      3. ¡Este versículo es simplemente otro entre muchos que revela que un cristiano puede ciertamente caer de la gracia!
         a. Pablo advirtió sobre caer de la gracia – ver Gál 5:4
         b. Pablo advirtió igualmente que alguien cayese de su firmeza – ver 2 Ped 3:17
         c. Jesús describió lo que podría pasar a los pámpanos que no dieran fruto – Jn 15:1-2,6

      -- De nuevo, ¡por medio de examinarse a si mismo uno puede SABER cuál es su verdadera condición! 

   D. DETERMINAR SI REALMENTE NOS CONOCEMOS A NOSOTROS MISMOS...

      1. Mientras Pablo llama a examinarse a sí mismo, él pregunta “¿O no os conocéis a vosotros mismos...?
         a. Podemos caer con facilidad en la trampa de engañarnos a nosotros mismos – por ejemplo, Sant 1:22-25
         b. La religión de tal persona es “vana” – Sant 1:26

      2. ¡Solo por medio de examinarse a uno mismo periódicamente podemos evitar el engañarnos a nosotros mismos! 

   [Así la necesidad de “examinarnos a nosotros mismos, de “probarnos a nosotros mismos” está aun presente. Eso nos lleva a la siguiente pregunta...]
 

II. ¿POR QUÉ ESTÁNDAR DEBEMOS EXAMINARNOS A NOSOTROS MISMOS? 

    A. NO POR LO QUE ESTIMAMOS POR NOSOTROS MISMOS...

       1. No podemos confiar solo sobre lo que pudiéramos pensar de nosotros mismos
          a. Estamos aprobados solo si el Señor nos alaba – 2 Cor 10:18
          b. Entonces aun cuando pudiéramos “pensar” que somos justos, no somos el juez final – ver 1 Cor 4:4
       2. Podemos estar equivocados en nuestras suposiciones básicas, que pueden guiarnos a conclusiones equivocadas sobre nosotros mismos
          a. Pablo pensaba que persiguiendo cristianos estaba agradando a Dios – Hech 26:9-11
          b. Habrá mucha gente en el Juicio que pensarán que ellos estaban agradando a Dios durante su vida – Mt 7:21-23

       -- ¡Debemos entonces mirar hacia un estándar fuera de nosotros por el cual examinaros! 

    B. NO POR LO ESTIMADO POR LOS HOMBRES...

       1. No podemos compararnos a nosotros mismos con los demás, o pondremos la confianza en su aprobación
          a. No es sabio compararnos con otros – 2 Cor 10:12
          b. La aprobación de los demás es algo muy pequeño – 1 Cor 4:3

       2. Las personas con frecuencia están equivocados en sus pensamientos y evaluaciones
          a. La mayoría se encontrará perdido en el día del juicio – Mt 7:13-14
          b. Aun muchos religiosos estarán sorprendidos – Mt 7:21-23

       -- Debemos sin embargo aun buscar por otro estándar por el cual examinarnos a nosotros mismos 

    C. DEBEMOS EXAMINARNOS POR EL ESTÁNDAR DE LA PALABRA DE DIOS...

       1. De nuevo, es la alabanza de Dios lo que hace que alguien sea aprobado – 2 Cor 10:18

       2. Es el Señor el que es el Juez final – 1 Cor 4:4; 2 Cor 5:10

       3. Como lo dijo el mismo Señor, seremos juzgados por Sus palabras – Jn 12:48 

   [El único estándar apropiado a usar cuando nos examinamos a nosotros mismos es la Palabra de Dios. No podemos confiar en nuestros sentimientos, o en lo que otros podrían decir. Finalmente, permítame compartir algunas...]
 

III. PREGUNTAS PARA AYUDARNOS A EXAMINARNOS A NOSOTROS MISMOS 

     A. ¿ESTÁ CRISTO EN MI...?

        1. ¿Estoy revestido de Él en el bautismo? – Gál 3:27

        2. ¿Estoy guardando Sus mandamientos? – Jn 14:21 

     B. ¿ESTÁN PRESENTES EN MI VIDA LAS “MARCAS” DEL DISCIPULADO...?

        1. ¿Permanezco en Su palabra? – Jn 8:31

        2. ¿Amo a mis hermanos como Cristo me amó? Jn 13:34-35; 1 Jn 3:14-19

        3. ¿Estoy dando fruto? – Jn 15:8
           a. Tal como el fruto del Espíritu – Gál 5:22-23
           b. Tal como el fruto de nuestros labios en alabanza a Dios – Heb 13:15
           c. Tal como el fruto de las buenas obras – ver Ti 2:14; 3:8,14 

     C. ¿TENGO LA ACTITUD DE LOS QUE FUERON DISCIPULOS VERDADEROS...?

        1. Bajo inspiración, Pablo escribió 2 Cor 13:6; ¿cuál era su estado de ánimo?

        2. Podemos cosechar la mente de un discípulo verdadero de Fil 3:7-14
           a. Leemos de este objetivo en vida (7-11)
           b. Leemos de su actitud para obtener este objetivo (12-14)

        3. Todos tendríamos este “estado de ánimo” si estamos “en la fe” y “Cristo está en nosotros” – ver Fil 3:15-17
 

CONCLUSIÓN 

1. Podría haber otras preguntas apropiadas para contestar el examen de nosotros mismos, pero tengo la esperanza que esto ilustre como necesitamos usar la Palabra de Dios para “examinarnos” a nosotros mismos 

2. Considere la triste condición de los que están “reprobados”, “descalificados”, que “fallaron en la prueba”...
   a. Pablo describe a algunos de ellos en Fil 3:18-19
   b. Porque ellos pusieron su mente en las cosas terrenales, ¡su fin y destrucción!

   -- ¡Es mucho mejor ser como aquellos descritos en Fil 3:20-21!

   Para asegurar que Usted no estará “descalificado”, ¡entonces “Examinaos a Vosotros Mismos” con frecuencia a la luz de la Palabra de Dios!

 
 

  Cuando el "mono"se vea verde, llámenme, estoy a la mano.

 
 


A un índice                                       A la página principal

free hit counter