Home page


La Segunda Epístola a los Corintios

Por Mark Copeland
Versión castellana de estos estudios:
Nicolás Hernández

Hecho en páginas Web para la Internet:
Valente Rodríguez
 

 
 

 

El Ministerio de la Reconciliación (5:18-21)

 

INTRODUCCIÓN
 

1. Un concepto fundamental importante para el evangelio de Cristo es el de la “reconciliación” 

2. En 2 Cor 5:18-21, Pablo expone sobre este asunto...
   a. Él discute como hay alguna clase de reconciliación entre Dios y el hombre
   b. Él describe el papel que él desempeñó en el llamado “ministerio” de la reconciliación

3. Hay un par de preguntas sobre cómo podría dirigir esta lección...
   a. ¿Exactamente cuál es la naturaleza de la reconciliación entre Dios y el hombre?
   b. ¿Qué papel podríamos desempeñar en el “ministerio de la reconciliación” del evangelio de Cristo? 

   [Es importante que primero entendamos apropiadamente el significado de la “reconciliación” y su concepto como se relaciona a Dios y el hombre...]
 

I. EL PROCESO DE LA RECONCILIACIÓN 

   A. LA DEFINICIÓN DE RECONCILIACIÓN...

      1. La definición de Vine de “reconciliar” (del griego, katallasso)...
         a. “Indica en forma apropiada cambiar, canjear” (específicamente del dinero)
         b. “Por consiguiente, de las personas, cambiar de la enemistad a la amistad, reconciliar”

      2. Él va más allá para agregar: “Con respecto a la relación entre Dios y el hombre, el uso de ésta y las palabras relacionadas muestran que la reconciliación en primera instancia es que DIOS (énfasis mío, MAC) cumple
         a. En este caso, hay enemistad entre Dios y el hombre (debido al pecado del hombre, ver Isa 59:1-2)
         b. No obstante el evangelio proclama como DIOS ha tomado la iniciativa para reconciliar al hombre de regreso a Él

      3. Debemos notar esta tenue distinción:
         a. Dios no ha reconciliado al hombre, como si Dios fuera en parte culpable por la enemistad
         b. En vez de esto, el hombre se ha reconciliado con Dios, ¡porque es el hombre el que se ha movido lejos de Dios!

      4. Entonces la reconciliación entre el hombre y Dios es ligeramente diferente, ¡aunque la diferencia es importante!
         a. Cuando la persona necesita ser reconciliada con algún otro, normalmente involucra una situación donde se reprochan en algún grado las mentiras por ambas partes
         b. No así con el caso entre el hombre y Dios; él hombre se ha movido lejos de Dios, y es el hombre el que necesita ser reconciliado de regreso a Dios, ¡no Dios de regreso al hombre! 

   B. CÓMO SE HACE POSIBLE LA RECONCILIACIÓN...

      1. ¡Es posible debido a las iniciativas que Dios tomó primero!

      2. Es posible por medio de Jesucristo, ¡en particular por Su muerte por nuestros pecados!
         a. Note estos versículos que enseñan que la reconciliación viene por medio de Jesús – 2 Cor 5:18; Col 1:19-20a
         b. Note estos versículos que enseñan que la reconciliación viene por medio de la muerte de Jesús en la cruz – 2 Cor 5:19,21;
Rom 5:10; Col 1:20b-22
         c. En otras palabras...
            1) Dios tomó a Cristo, quien no conoció el pecado, para representar nuestros pecados y recibir el castigo por nuestros pecados en Su muerte en la cruz
            2) Así que nosotros, quienes éramos enemigos, distanciados de Dios por nuestros pecados, ¡podríamos estar reconciliados de regreso a Dios!
            3) Y por medio de la muerte de Cristo:
               a) Para que fuésemos hechos justicia de Dios en Él – 2 Cor 5:21a
               b) Para que pudiéramos ser santos, intachables e irreprochables ante Su vista, debido a que nuestras transgresiones, no se nos toman en cuenta – Col 1:22; 2 Cor 5:19; ver Rom 4:6-8

      3. Ciertamente, ¡la reconciliación es posible debido a que Dios ha ofrecido a Jesús como una “propiciación” por nuestros pecados!
         a. La palabra “propiciación” describe un sacrificio que está diseñado para apelar por los pecados
         b. Era usado para describir los sacrificios que los gentiles ofrecían a sus dioses
         c. Pero en el NT, es DIOS quien ofrece la “propiciación”, ¡no el hombre!
            1) Ver 1 Jn 2:1-2; 4:10
            2) Esto ilustra el gran amor que Dios tiene por nosotros, ¡y hasta donde ha ido Él en el intento de reconciliar al hombre de regreso a Él! 

   [Es cuando entendemos el significado y el proceso de la “reconciliación” (junto con la “propiciación”) es que empezamos a apreciar el alcance maravilloso de la gracia de Dios y Su amor por la humanidad.

   Pero Dios fue más allá de solo enviar a Su Hijo a morir en la cruz como una propiciación diseñada para reconciliar al hombre de regreso a Dios; Él también ha desarrollado...]
 

II. EL MINISTERIO DE LA RECONCILIACIÓN 

    A. DIOS ENVIÓ “EMBAJADORES”...

       1. Note lo que Pablo dice de Dios:
          a. “...nos dio el ministerio de la reconciliación” – 2 Cor 5:18b
          b. “...nos encargó a nosotros la palabra de la reconciliación” – 2 Cor 5:19b

          -- ¡Hay un ministerio (servicio) en el que la palabra de reconciliación existe para darse a conocer a los demás!

       2. Los apóstoles en particular tenían este “ministerio”...
          a. La palabra apóstol significa “alguien enviado”
          b. ¡En una forma especial ellos fueron enviados para servir como “embajadores” de Cristo para el mundo! – 2 Cor 5:20
       3. Entonces, por medio de los apóstoles...por medio de su palabra...
          a. Dios está rogándonos...

          ...¡Reconciliaos con Dios! – 2 Cor 5:20

       -- Entonces el gran amor de Dios es manifestado en el hecho que Él envió embajadores para decir al mundo lo que Él ha hecho para reconciliar al hombre de regreso a Él 

    B. SUS “EMBAJADORES HOY...

       1. ¡El “ministerio de la reconciliación” continua hoy!
          a. Porque las gentes aun están perdidos en sus pecados
          b. Y Dios aun ama a los que están perdidos

       2. Pero, ¿quiénes son los “embajadores” de Dios hoy?
          a. ¿Quién llevará la “palabra de reconciliación” a otros?
          b. ¿Quién junto con Dios y Cristo rogará e implorará: “¡reconciliaos con Dios!”?

       3. Aun mientras no pudiéramos ser embajadores “formales” como lo fueron los apóstoles, Cristo aun tiene Sus embajadores:
          a. El pueblo de Dios, que proclama Sus alabanzas – 1 Ped 2:9-10

          
b. Los individuos fieles, que en forma apropiada pueden enseñar a otros – 2 Tim 2:2
          c. De hecho, ¡TODOS los cristianos deben estar involucrados en “el ministerio de la reconciliación”!
             1) Algunos podrían “ir”, en tanto que otros podrían “enviar” – Rom 10:14-15
             2) Algunos podrían “enseñar”, mientras que otros podrían “invitar” – Jn 1:45-46

       4. De cualquier modo que sirvamos, ¡debemos recordar que tenemos un papel importante hoy en el ministerio de la reconciliación!
 

CONCLUSIÓN 

1. ¿Qué tan importante es la “reconciliación” y “el ministerio de la reconciliación”?
   a. Si Dios está “rogando” y Cristo está “implorando”, ¡entonces debe ser muy importante!
   b. Ciertamente, ¡el destino eterno de un alma depende sobre si él o ella ha sido reconciliado con Dios! 

2. ¿No nos mueve esto?
   a. ¿Primero a ser reconciliados?
   b. ¿Y entonces a participar en el ministerio de la reconciliación para el bien de los demás? 

3. Un pensamiento final: El hecho que Dios nos “ruegue” y que Cristo nos “implore” a ser reconciliados nos dice algunas cosas que son muy importantes para que las llevemos a cabo...
   a. La reconciliación no es incondicional (¡debemos responder!)
   b. La reconciliación no es universal (¡algunos se perderán!) 

   Ciertamente, ¡la gracia y la misericordia de Dios ofrecida en la muerte de Su Hijo no deben ser recibidas en vano! Así Pablo va adelante al decir: 

   “Así, pues, nosotros, como colaboradores suyos, os exhortamos también a que no recibáis en vano la gracia de Dios.” (2 Cor 6:1) 

   Solo por medio de una fe obediente podemos estar seguros de recibir la gracia de Dios, ¡y tener a Jesús como el autor de nuestra salvación eterna! – ver Heb 5:9 

¿Se ha reconciliado USTED con Dios?

 
 

  Cuando el "mono"se vea verde, llámenme, estoy a la mano.

 
 


A un índice                                       A la página principal

free hit counter