"Pero... no dice que no."


Por Tol Burk

(Enviado para publicación por Ed Rangel)

 


    Hablando de música instrumental en nuestra adoración  a Dios siempre lleva a conversación. Y cuando un sectario busca autoridad para esto hay dos puntos que usa: 1) Dios la mandó en el Antiguo Testamento y 2) "No dice que no podemos usar música instrumental". Y los dos puntos están correctos, pero como sabemos ninguno de los dos nos da autoridad para el uso de instrumentos en culto a Dios bajo la ley de Cristo. Pero ahora, queremos tocar el segundo punto--"No dice que no".

    En Lev. 10:1-2, leemos de Nadab & Abiú, dos hijos de Aarón. Ellos tenían derecho de quemar incienso, siendo sacerdotes, y parece que tenían el incienso y los incensarios apropiados y en esta ocasión quemaron incienso delante de Dios. El único "problema" fue que pusieron fuego "extraño" en sus incensarios. El resultado fue que Jehová mandó fuego de los cielos que los quemó. Si recuerdas, Dios les mandó tomar el fuego para quemar incienso del altar del holocausto, o como le nombra en Lev. 16:12 "altar delante de Jehová. Nótalo bien--Nadab y Abiú murieron por no seguir el mandamiento de Dios. En vez de tomar fuego del altar del holocausto, lo tomaron de otra parte--por eso fue "fuego extraño". Si leemos Lev. 16:12 no dice que no pueden tomar fuego de otras partes, pero el mandamiento sencillo de Dios les da autoridad solamente para tomar fuego del altar. Por eso, en Lev. 10:1 dice, "que El nunca les mandó". Si Dios manda hacer algo de un modo, ¿es necesario que Él diga los miles de métodos que no podemos hacerlo? ¡NO! Con decir "hazlo así", otras maneras quedan sin autoridad de Dios. Cuando Dios mandó a Noe hacer un arca de madera de gofer no fue necesario añadir, "no lo hagas de madera de roble, de caoba, pino, etc." Y eso entendemos en las cosas de la vida diaria.

    Por ejemplo, si Ud. manda a su hijo al mercado para comprar un kilo de pollo y al volver trae el pollo y varios dulces y un refresco. Cuando Ud. empieza a regañarle, le responde, "pero Papi, no me dijo que no podía comprar dulces o refresco." Acaso Ud. dirá, "¿¿¿Está bien hijo, tienes la verdad???" Creo que no. Le dirá: "Te mandé traer pollo, nada más." Cuando a uno lo mandan a comprar pollo, tiene solamente autoridad para comprar pollo. 

    De la misma manera, cuando nuestro Gran Dios nos manda hacer algo en cierta manera, no tenemos la autoridad de cambiarlo. Si tenemos el ejemplo de tomar la santa cena solamente en el primer día de la semana, no podemos cambiarlo a cualquier otro día. Con decir "domingo", no es necesario que diga, "no el lunes, el martes, miércoles, jueves, viernes, o sábado"-- eso queda entendido. Si vemos en el Nuevo Testamento que Dios nos manda "cantar", ¿es necesario que nos mande, "no bailen, no toquen instrumentos, etc."? Si en verdad amamos a Dios queremos hacer lo que él nos manda, no ir más allá de lo que manda. 

    Si Dios no ha mencionado algo en Su palabra, puede haber tres explicaciones:

        1) ¿¿¿Él lo olvidó???

        2) ¿¿¿Él no sabía del futuro y por eso no lo menciono???

        3) ¡¡¡Él no quiso dar autoridad para tales cosas!!!

    ¿Cuál de las tres explicaciones piensa Ud. es la correcta? Siendo que Dios lo sabe todo, las primeras dos son absurdos. Entonces queda solamente la última. Si Dios no nos ha dado autoridad para algo, ¿quiénes somos para autorizarlo?

    Tol Burk
    501 N. Mill St.
    London, Ky 40741
    (606) 877-1682

A un índice

   
free hit counter