Religión

 

 
 

En todas las religiones humanas se puede reconocer la huella de la frustración, porque nunca alcanzan a descubrir y vivir la Verdad. Toda persona tiene la posibilidad de alcanzar cierto sentido de la Verdad, (Hch.17:27-28) pero al dar culto a criaturas, imágenes y ritos,(antes que al Creador,) se corrompen; y así, profesando ser religiosos, son necios. ¿Qué necedad más grande que la de engañarse a sí mismos en lo referente a la Vida?

    El hombre sin esperanza, que no cree en Dios, siempre trató de distraer el enorme vacío y la soledad, de una sociedad sin esperanza y con los valores confundidos. Este desvío del Evangelio de Jesucristo, creó las sectas religiosas, que envenenan la sed de los mediocres, de los que se conforman con cualquier cosa que aparente ser espiritual.

    Pero la Verdad no es una ensarta de impresiones vagas, ni juicios precipitados o análisis poco serios. Toda la revelación histórica, muestra al buscador honrado que el Evangelio pasó las pruebas del tiempo, y que es la única revelación de Dios al hombre, sellada con la propia sangre de Jesucristo.

    Si dejamos fuera los prejuicios y leemos el Nuevo Testamento con objetividad, aprenderemos a aplicar a nuestra vida esa sublime doctrina de Cristo. En esta acción tan elevada debemos conservar toda la integridad mental y hacer frente al deber (obediencia) tal cual es, y no como lo imaginamos o desearíamos que fuera (Hch.17:30-31).

    Nuestra felicidad presente y futura depende de la actitud que tomemos hacia las enseñanzas del que afirmó ser "el Camino, la Verdad y la Vida".

    Si esta misiva aviva tu noble curiosidad hacia el camino de la salvación, quedaré gozoso de haber escrito para ti.

 

    Manuel Francisco

    Martes, 01 de agosto de 2000

 

 
 

A un índice

free hit counter