Introducción (a Interrogantes y Respuestas):

Después de más de 40 años de estar predicando en el mundo hispano, es natural que yo sea persona bien conocida en la hermandad, y que muchos tengan confianza en mí de que pueda ayudarles con sus dudas y preguntas referentes a temas bíblicos. Por eso pasa que muchos de mis hermanos en la fe me escriben de vez en cuando, haciéndome esta clase de preguntas. Siempre procuro contestárselas. A veces me cuesta tiempo extra, pues primero hago investigaciones y estudios para poder dar una contestación apropiada y correcta. Creo que el tiempo dedicado a dar las contestaciones merece que el provecho habido goce de una extensión más amplia, llegando, no solamente a la persona interrogadora, sino también a otras personas interesadas en el material.

Por lo tanto, contesto las cartas, y luego guardo las preguntas y mis respuestas (Menos las referencias a personas y lugares) en la computadora, para después publicar una serie de cincuenta de ellas, como ahora lo hago. A continuación presento el primer juego de cincuenta. (Si Dios permite, con el tiempo publicaré más series de éstas).

 

* * *

Hago las siguientes observaciones:


1. No hay ninguna importancia en el orden en que aparecen los temas. Contesto las preguntas en el orden en que me llegan.


2. En algunos casos, hay repetición de tema. Algunas de las preguntas tienen que ver con el mismo asunto, o con asunto similar. Conviene al lector revisar el índice, para hallar cualquier repetición de asunto que haya.


3. El interrogador, al preguntar sobre algo, muchas veces tiene en mente algún caso en particular. Pero mi respuesta tiene que ser en general, pues no puedo estar presente para saber todos los detalles del asunto. Tengo que comentar, basándome solamente en las pocas palabras con que la persona me escribe. Estando de lejos, no puedo servir de juez en particular. No es justo, pues, que siempre se tomen mis palabras en general y se apliquen en particular. No es justo decir, por ejemplo, en un dado caso, que "yo escribí al hermano Reeves, y él dice que Fulano está bien", o que "Zutano está mal". El lector tiene cierta responsabilidad en el asunto de hacer aplicación de lo que digo en mis respuestas.


4. Después de cada título de tema, entre comillas aparece la interro-gante. Luego, en seguida de tres guiones (---) aparece mi respuesta.


5. Mi propósito en esta serie, "INTERROGANTES Y RESPUESTAS" es sencillamente el de enseñar la verdad. No soy ningún "sabelotodo". Contesto las preguntas, conforme a mi comprensión de las Escrituras. Mi único deseo es enseñar la verdad de la palabra de Dios, al servir a mis hermanos y amigos.

 

B.H.R

A un índice