Home page


Segunda Epístola a Timoteo

Por Mark Copeland
Versión castellana de estos estudios:
Nicolás Hernández

Hecho en páginas Web para la Internet:
Valente Rodríguez
 

 
 
 
 

 
No Te Avergüences (1:8,12)



INTRODUCCIÓN

1. Aprisionado y enfrentando la muerte, Pablo animó a Timoteo a que no se avergonzara...
   a. De dar testimonio del Señor (en este caso, del evangelio, de la doctrina) 2 Tim 1:8
   b. Ni del mismo Pablo como un prisionero del Señor – 2 Tim 1:8
   -- Porque el mismo Pablo no estaba avergonzado, ni Onesiforo que lo visitaba – 2 Tim 1:12,16-18

2. Es importante que alguien no se avergüence...
   a. Del Señor y de Su evangelio – ver Mr 8:38; Luc 9:26
   b. De sufrir en Su nombre – ver 1 Ped 4:16
   -- ¿Se ha avergonzado Usted de Jesús? ¿De Su evangelio? ¿De sufrir en el nombre de Cristo?

  
[Si Usted todavía no se ha avergonzado de ser un cristiano, permita que el apóstol Pablo comparta con Usted las razones del por qué él no se avergonzaba. Él venció todo por...]

I. CONOCER AL SEÑOR

   A. SU IDENTIDAD...
      1. "Porque yo se a quién he creído..." – 2 Tim 1:12
         a. Pablo había conocido a la verdadera persona e identidad de Jesucristo
         b. Este conocimiento le dio a Pablo el animo de sufrir cualquier precio – ver Fil 3:8
      2. ¿Quién es este Jesús que seguimos como el Cristo?
         a. En las palabras de Isaías – Isa 9:6-7
            1) Admirable, Consejero, Dios Fuerte
            2) Padre Eterno, Príncipe de Paz
         b. En las palabras de Pedro – Mt 16:16
            1) El Cristo
            2) El Hijo del Dios viviente
         c. En las palabras de Pablo – Col 1:15-18
            1) La imagen del Dios invisible, el primogénito de toda creación
            2) Por Él, por medio de Él, y para Él fueron creadas todas las cosas
            3) Él es antes que todas las cosas, y en Él todas las cosas subsisten
            4) Él es la cabeza del cuerpo, la iglesia
            5) Él es el principio, el primogénito de entre los muertos, ¡para que en todo tenga la preeminencia!
         d. En las palabras del mismo Jesús – Apoc 1:10-11,17-18; 22:16
            1) "Yo soy el Alfa y la Omega, el primero y el último"
            2) "El que vivo y estuve muerto; más he aquí que vivo por los siglos de los siglos."
            3) "Tengo las llaves de la muerte y del Hades."
            4) "Yo soy la raíz y el linaje de David, la estrella resplandeciente de la mañana."
   -- Cuándo sabemos la verdadera identidad de nuestro Señor, ¿cómo podemos avergonzarnos de Él?

   B. SU FIDELIDAD...
      1. "Estoy seguro que es poderoso para guardar su depósito para aquel día." 2 Tim 1:12
         a. Pablo encomendó su alma a Jesús
         b. Él estaba confiado que Jesús era poderoso para salvarlo en el día del Juicio
      2. ¿Qué tan fiel, confiable, es este Jesús en el cual creemos para salvación?
         a. Es capaz de ayudar a aquellos que son tentados – Heb 2:18; ver 1 Cor 10:13
         b. Es capaz de salvar a aquellos que primeramente vienen a Dios por medio de Él – Heb 7:25
         c. Él es capaz de transformar nuestro cuerpo de humillación en un cuerpo glorioso – Fil 3:21
         d. Dará vida eterna a aquellos que vienen a Él, y nada puede arrebatarlos de la mano de Su Padre – Jn 10:28-29
   -- Cuando conocemos la fidelidad de nuestro Señor, ¿cómo podemos avergonzarnos de Él?

  
[La mayoría de nosotros conocemos y apreciamos a nuestro Señor, la minoría probablemente podríamos avergonzarnos de Él. Lo mismo es verdad en relación a Su Palabra. De nuevo, Pablo provee un ejemplo: Él venció cualquier vergüenza...]

II. POR CONOCER EL EVANGELIO

    A. EL PODER DE DIOS...
       1. "Porque no me avergüenzo del evangelio, porque es poder de Dios" – Rom 1:16
          a. Pablo sabía que el mensaje que él proclamaba era poderoso
          b. Aun cuando a algunos podría parecerles locura – ver 1 Cor 1:18
       2. ¿Qué poder está contenido en el evangelio de Cristo?
          a. El poder de salvar a aquellos que creen – Rom 1:16
          b. El poder de causar que alguien nazca de nuevo – 1 Ped 1:22-25
          c. El poder de obrar efectivamente en aquellos que creen – 1 Tes 2:13
          d. El poder de producir fruto en aquellos que lo conocen y lo entienden Col 1:6
   -- Cuando conocemos el poder de Dios en el evangelio, ¿cómo podemos avergonzarnos?

    B. LA SABIDURÍA DE DIOS...
       1. "pero nosotros predicamos a Cristo crucificado... la sabiduría de Dios" 1 Cor 1:23-24
          a. Pablo sabía que el evangelio contenía la sabiduría de Dios
          b. Aun cuando contenía lo que era considerado locura para los griegos
       2. ¿Qué sabiduría estaba contenida en el evangelio de Cristo?
          a. Sabiduría más allá de la capacidad del hombre natural para discernir por sí mismo – Rom 11:33
          b. Sabiduría oculta por las edades, pero que ahora es revelada a los apóstoles del Señor – 1 Cor 2:6-10
          c. Sabiduría que ahora podemos aprender al leer los escritos de los apóstoles – Ef 3:3-5
              d. En verdad, todos los tesoros de la sabiduría y del conocimiento,                            especialmente para la verdadera vida abundante y la vida eterna Col 2:3; ver Jn 10:10; 1 Jn 5:11-13
   -- Cuando conocemos la sabiduría de Dios en el evangelio, ¿cómo podemos avergonzarnos?

CONCLUSIÓN

1. Si, tenemos muchas razones para no avergonzarnos...
   a. ¡El Señor al que servimos es un Señor grande y maravilloso!
   b. ¡Su Palabra que proclamamos es un mensaje grande y maravilloso!
   -- Todo lo que se requiere de nosotros es que seamos diligentes en nuestro estudio de tales cosas – 2 Tim 2:15

2. Aquí están dos buenas razones por las que no debemos avergonzarnos...
   a. Jesús no se avergüenza de llamarnos hermanos – Heb 2:11
   b. Dios no se avergüenza de ser llamado nuestro Dios – Heb 11:16
   -- Si Ellos no se avergüenzan de nosotros, ¿cómo podemos avergonzarnos de Ellos y de Su Palabra?

  
Finalmente, nuestra mayor preocupación debe ser si seremos avergonzados cuando el Señor regrese:

   "Y ahora, hijitos, permaneced en Él, para que cuando se manifieste, tengamos confianza, para que en Su venida no nos alejemos de Él avergonzados." - 1 Jn 2:28

¿Estamos permaneciendo en Jesús al obedecer a Su Palabra...? – 1 Jn 2:3-6; ver Mr 16:15-16; Gál 3:26-27
 

 
 

  Cuando el "mono"se vea verde, llámenme, estoy a la mano.

 
 

A un índice                                       A la página principal

 
hit counter
html hit counter