Home page


Segunda Epístola a Timoteo

Por Mark Copeland
Versión castellana de estos estudios:
Nicolás Hernández

Hecho en páginas Web para la Internet:
Valente Rodríguez
 

 
 
 
 

 
Servir a Dios con Limpia Conciencia (1:3)



INTRODUCCIÓN

1. El apóstol Pablo habló con frecuencia de tener una conciencia limpia hacia Dios...
   a. En su defensa ante el concilio – Hech 23:1
   b. En su defensa ante Félix – Hech 24:15-16
-- Él también lo menciona en su epístola a Timoteo – 2 Tim 1:3

2. El papel que juega nuestra conciencia es malentendida con frecuencia...
   a. Algunos asumen que existe para ser la autoridad final para lo que Usted hace
   b. "Deje que su conciencia sea su guía" es el lema para muchos
   -- ¡Sin embargo su conciencia puede guiarlo algunas veces por un mal camino!

3. El valor de una buena conciencia tal vez es descuidada con frecuencia...
   a. Algunos no escuchan a su conciencia cuando deben
   b. Ellos no piensan nada sobre las consecuencias de violar su conciencia
-- ¡Sin embargo ignorar su conciencia puede guiar a pecar, a la incredulidad, y a la apostasía!

  
[Si deseamos servir a Dios con una "limpia conciencia" como lo hizo Pablo (2 Tim 1:3), entonces hacemos bien en aprender lo que podamos sobre la conciencia y sus frutos en la vida cristiana. Un buen lugar para iniciar es con...]

I. LA CONCIENCIA DEFINIDA

   A. ENTENDIENDO LA CONCIENCIA...
      1. "aquel proceso de pensamiento que distingue lo que considera moralmente bueno o malo, alabando lo bueno, condenando lo malo, y así impulsando a hacer lo primero, y a evitar lo último." – Vine
      2. Note con cuidado:
         a. La conciencia es un proceso del pensamiento que distingue, en este caso, para hacer juicios morales
         b. Pero distingue lo que alguien "considera" moralmente bueno o malo
      3. La conciencia tiene el potencial de ser una gran ayuda
         a. Puede animarnos a hacer el bien y a evitar lo malo
         b. ¡Pero solo si lo que alguien considera bueno y malo es realmente bueno y malo!
      4. Entonces la conciencia es como un vigilante
         a. Puede servir para un propósito útil, pero solo si es puesto de forma apropiada
         b. Si es puesto en forma incorrecta (por ejemplo, si está mal informado de lo que es bueno o malo), ¡entonces la conciencia nos guiará por el mal camino!

   B. LA CONCIENCIA NO PUEDE SER SIEMPRE UNA GUÍA CONFIABLE...
      1. Pablo había servido a Dios con una buena conciencia a lo largo de toda su vida – Hech 23:1
         a. ¡Aún en un tiempo cuando él estaba persiguiendo cristianos! – ver Hech 26:9-11
         b. Él creía (su conciencia lo guiaba) que debía oponerse al nombre de Jesús
         c. Su conciencia trabajó apropiadamente, pero había sido puesta en forma incorrecta
      2. Entonces es imperativo que nos preguntemos a nosotros mismos:
         a. "¿Es lo que 'consideramos moralmente bueno o malo 'realmente' bueno o malo?"
         b. "¿Son nuestros juicios morales basados sobre las verdades absolutas de Dios, o sobre nuestros propios 'así creo'?"
         c. Por ejemplo, "¿Nuestra conciencia ha sido 'puesta' en forma correcta?"

  
[En tanto que la conciencia podría no siempre ser una guía confiable, Dios desea que tengamos una limpia conciencia, con respecto a nuestra fe, en este caso, una limpia conciencia (ver 1 Tim 1:5; 3:9). Consideremos entonces algunas ideas relacionadas a...]

II. UNA CONCIENCIA DESARROLLADA

    A. COMO SE HACE POSIBLE UNA LIMPIA CONCIENCIA...
       1. Todos somos pecadores, siendo así, ¿cómo puede ser posible que tengamos una limpia conciencia? – ver Rom 3:23
       2. Una conciencia limpia se hace posible por medio de la sangre de Jesús
          a. Los sacrificios del Antiguo Testamento y las ordenanzas eran insuficientes – Heb 9:9; ver 10:1-4
          b. La sangre de Jesús puede limpiar la conciencia de alguien – Heb 9:14; ver 1 Ped 3:21
       3. Entonces en el bautismo hacemos una apelación a una limpia conciencia, al creer que la sangre de Jesús lavará nuestros pecados – ver Hech 2:38; 22:16

    B. COMO ES MANTENIDA UNA LIMPIA CONCIENCIA...
       1. Una limpia conciencia es mantenida por la obediencia a la voluntad de Dios
          a. Note que al fallar en hacer lo que sabemos que es correcto es pecado – Sant 4:17
          b. Fracasar en abstenerse de lo que sabemos que está equivocado también es pecado
 
     2. La conducta con piedad sincera propicia una limpia conciencia – ver 2 Cor 1:12
          a. Hacer lo que sabemos que es correcto con toda sinceridad desarrolla confianza
          b. Entonces entre más haga lo que es bueno y se abstenga de lo que es malo, ¡su conciencia será mejor y más pura!

  
[Por la gracia de Dios, aún el peor pecador puede tener su conciencia limpia. Por medio de la completa fidelidad a Cristo, ellos pueden mantener esa limpia conciencia. Pero debemos notar que es posible tener...]

III. UNA CONCIENCIA DESTRUIDA

    A. PUEDE HACERSE MUCHO DAÑO A LA CONCIENCIA...
       1. Podemos violar nuestra conciencia, lo cual es pecado Rom 14:22-23
       2. Podemos corromper nuestra conciencia, guiándola a la incredulidad – por ejemplo, Tito 1:15
       3. Podemos cauterizar nuestra conciencia, guiándola a la apostasía – por ejemplo, 1 Tim 4:1-2

    B. ES PELIGROSO IGNORAR O VIOLAR LA CONCIENCIA...
       1. Una conciencia culpable puede llevarnos rápido a una conciencia endurecida
          a. Por ejemplo, una vez que nuestra conciencia está endurecida en relación a congregarnos – ver Heb 10:25
          b. Es más probable llegar a endurecernos contra hacer lo que es correcto en otras áreas
 
     2. Una conciencia endurecida puede llevar a un corazón de incredulidad – ver Heb 3:12
          a. El engaño del pecado endurece el corazón de alguien
          b. Un corazón endurecido puede cuestionar lo que alguien creyó alguna vez

CONCLUSIÓN

1. Hermanos, ¿podemos decir junto con el...
   a. El escritor a los hebreos: "...pues confiamos en que tenemos buena conciencia, deseando conducirnos bien en todo?" – Heb 13:18
   b. El apóstol Pablo: "Doy gracias a Dios, al cual sirvo desde mis mayores con limpia conciencia...?" – 2 Tim 1:3

2. Si no es así, y nuestra conciencia aun no se ha endurecido tanto que no le pongamos atención, entonces necesitamos...
   a. Venir al Hijo de Dios para la limpieza de nuestra conciencia por medio de Su sangre
   b. Venir a la Palabra de Dios para el entendimiento apropiado de lo que es realmente correcto e incorrecto
   c. Venir a la familia de Dios por medio de las asambleas frecuentes para exhortarnos a lo que es bueno

¿Por qué no servimos a Dios hoy con una limpia conciencia...?
 

 
 

  Cuando el "mono"se vea verde, llámenme, estoy a la mano.

 
 

A un índice                                       A la página principal

 
hit counter
html hit counter