El Bautismo - Un Estudio Especial


Por Mark Copeland
Versión castellana de estos estudios:
Nicolás Hernández
 



Cuando el "mono" se vea verde, píquele con el ratón para charlar conmigo.

Home Page

   

 

Refutación a una objeción:

"¡El Bautismo Es Una Obra,
No Somos Salvos Por Obras!
"
 


INTRODUCCIÓN

1. Una objeción popular para la necesidad del bautismo involucra la salvación y las obras...
   a. Las personas dicen con frecuencia, "¡El bautismo es una obra, y no somos salvos por obras!"
   b. El soporte para esta objeción se hace apelando a pasajes tales como Ef 2:8-9

2. Ciertamente el bautismo es algo que se hace, y como tal es una "obra"...
   a. ¿Pero es una obra de mérito por la cuál alguien gana la salvación?
   b. ¿O es una obra de fe, por la cual alguien recibe la salvación?

3. En consideración a la obra involucrada en el bautismo, ¿quién es en verdad "el que obra"?
   a. ¿Es el hombre o la mujer que se somete para ser sumergido?
   b. ¿O es Dios que perdona y regenera por medio de la sangre de Jesús y la obra del Espíritu Santo?

Cuando alguien considera con cuidado lo que la Biblia enseña, no hay contradicción entre la idea de que somos salvos por fe y no por obras, y al mismo tiempo salvos por el bautismo.

En este estudio tengo la esperanza de aclararlo. Iniciemos señalando que...

I. EL BAUTISMO ES UNA OBRA DE FE, NO DE MÉRITO

   A. HAY DIFERENTES TIPOS DE "OBRAS"...
   1. Hay obras de "mérito"
      a. Hay obras que se hacen para "ganar" algo
      b. Aquellos que han hecho tales obras creen que "merecen" algo; por ejemplo., aquellos que creen que serán salvos:
         1) Porque guardan los diez mandamientos
         2) Porque fueron a la iglesia, hicieron buenas acciones, etc.
      c. Es este tipo de obras las que Pablo pone a consideración en Rom 3:27-28; Ef 2:8-9; Tito 3:4-5a
         1) ¡No hay forma en que podamos "ganar" o "merecer" la salvación!
         2) ¡Todo lo bueno que pudiéramos hacer no puede tener más peso que un solo pecado! – ver Sant 2:10
   2. También hay obras de "fe"
      a. Hay cosas que se hacen para "recibir" algo
      b. ¡Aquellos que hacen tales obras creen que no "merecen" nada!
         1) Ellos entienden que por su obediencia no ganan o merecen su salvación
         2) Ellos entienden que su salvación descansa sobre la misericordia y la gracia de Dios, ¡no porque tengan una deuda con Dios!
      c. Tales obras pueden justamente ser llamadas "obras de Dios"
         1) De cuya fe en si misma es llamado por Jesús – Jn 6:28-29
         2) Otras obras de fe mandadas por Dios incluyen el arrepentimiento y la confesión – ver Hech 17:30; Rom 10:9-10
      d. Aunque tales obras como la fe, el arrepentimiento y la confesión son mandadas...      
         1) No son obras meritorias; no ganamos la salvación por medio de ellas
         2) Hay obras que Dios nos ha ordenado que hagamos para recibir Su salvación
-- Cuando todo está dicho y hecho, ¡la salvación es aún por la gracia y la misericordia de Dios!

Lo que se dice de la fe, del arrepentimiento, y de la confesión podría también ser dicho del bautismo...

B. EL BAUTISMO ES UNA OBRA DE FE, NO DE MÉRITO...
   1. El bautismo requiere fe
      a. La necesidad de la fe fue enfatizada por Jesús – Mr 16:16
      b. Felipe lo hizo un prerrequisito para el bautismo – Hech 8:36-37
   2. El bautismo es un acto de fe por el cual alguien recibe (no gana)...
      a. El perdón de pecados y el don del Espíritu Santo – Hech 2:38
      b. La unión con Cristo en Su muerte, levantado con Él para vida nueva – Rom 6:3-4; Gál 3:27
   3. Que el bautismo no es una obra de mérito es enfatizado en Tito 3:4-5
      a. Mientras que Dios nos salva "por el lavamiento de la regeneración y por la renovación del Espíritu Santo" (una alusión al bautismo)...
      b. Él no nos salva por "por obras de justicia que nosotros hubiéramos hecho", por ejemplo, por obras de mérito
-- ¡Entonces es claro que el bautismo no es alguna obra de justicia hecha para ganar o para merecer la salvación!

En ningún lugar hace la Biblia una sugerencia de que el bautismo es una obra de mérito, por la cual Dios tiene una deuda con nosotros de salvación sobre la base de nuestro bautismo. Como la fe, el arrepentimiento, la confesión, el bautismo es simplemente un acto de fe por el cual recibimos la salvación.

¿Y por qué es esto así? Debido a que...

II. EL BAUTISMO INVOLUCRA EL PODER DE DIOS

    A. DIOS ESTÁ TRABAJANDO EN EL BAUTISMO...
   1. Somos sepultados y resucitados con Cristo "mediante la fe EN EL PODER DE DIOS" – Col 2:12
   2. ¡Es Dios quien hace la obra, no el hombre! – Col 2:13
      a. El hombres está muerto en sus pecados
      b. Pero Dios le da vida, olvidando sus pecados
 -- Entonces es Dios quien nos salva, no nosotros mismos, lo que hace a través del lavamiento de la regeneración y de la renovación en el Espíritu Santo – Tito 3:5

    B. PENSAR EN EL BAUTISMO COMO UNA "OPERACIÓN ESCRITURAL"...
   1. Una operación en la cual el "Gran Médico" hace Su obra
   2. Cuando alguien necesita cirugía física, requiere fe en habilidad de un médico para someterse a la mesa de operaciones
      a. Cuando la cirugía está cerca, ¿he "ganado" o "merecido" mi salud? ¡No!
      b. ¡Se requiere tanto la fe en el doctor y una buena disposición para someterse a él!
   3. ¡Así mi fe en Dios y en la muerte de Su hijo por mis pecados me preparan para someterme a la "operación espiritual" del bautismo, en el cual Dios hizo Su obra maravillosa de limpieza por la sangre de Jesús y la regeneración por el Espíritu Santo!

CONCLUSIÓN

1. Cuando entendemos que el bautismo...
   a. Es una obra de fe, no una obra de mérito
   b. Es un poder de Dios por el cual recibimos la salvación, no la ganamos
-- No rechazaremos la necesidad del bautismo bajo la idea equivocada de que es alguna obra por la cual intentamos ganar la salvación

2. Tristemente, muchas personas rechazan el bautismo debido a que ven que es algo que
   usted HACE...
   a. En realidad, el bautismo es el acta más PASIVO de fe requerido para recibir a           Cristo y las bendiciones que Él provee
   b. Por ejemplo, "creer", "arrepentirse", "confesar a Cristo", todas son cosas que           HACEMOS
   c. Por otro lado, el bautismo es algo que NO HACEMOS

3. Considere esto...
   a. "La fe", "el arrepentimiento", y "la confesión" todos son actos ACTIVOS de fe           por nuestra parte
   b. "El bautismo" es sin embargo un acto PASIVO de fe en el cual nos sometemos al poder de Dios en nuestras vidas (ver Col 2:12)
-- ¡Objetar el bautismo debido a que requiere que el hombre "HAGA" algo requeriría que alguien objetara a "la fe", "el arrepentimiento", y "la confesión", porque ellos requieren también que el hombre "haga" algo!

4. Aún Martín Lutero, quien acuñó la frase "la salvación por la fe sola", entendió que la salvación por gracia por medio de la fe no excluía la necesidad del bautismo:
   a. En respuesta a la pregunta, "¿Qué regalo o beneficio ofrece el bautismo?", Luther contestó en su Pequeño Catecismo, "Los efectos del perdón de pecados."
   b. También escribió en relación a los pecadores: "Por medio del bautismo él es           lavado en la sangre de Cristo y está limpio de pecados."
   c. De nuevo, él escribió: "Para ponerlo en forma sencilla, el poder, el efecto, el           fruto, y el propósito del bautismo es salvar."
   d. Respondiendo a aquellos que llaman a esto un tipo de salvación por obras, él           dijo "Si, es verdad que nuestras obras no son para ser usadas en la salvación. El bautismo, sin embargo, no es nuestra obra sino de Dios." – (como es citado por Jack W. Cottrell en El Bautismo Y La Remisión de los Pecados, College Press,           1990, pág. 32-34

Así que a aquellos que dicen, "El bautismo es una obra, y no somos salvos por obras", deberíamos contestarles:

        "¡El bautismo es una obra de Dios, y somos salvos por la fe en el poder de Dios!"

¿Usted se ha sometido al poder de Dios en el bautismo? Si Usted cree que Jesús murió por sus pecados en la cruz, se ha arrepentido de sus pecados y está dispuesto a confesar su fe en Él como el Hijo de Dios, ¡Usted puede recibir el poder de Dios hoy en su vida!

"Ahora, pues, ¿por qué te detienes? Levántate y bautízate, y lava tus pecados, invocando su nombre." (Hech 22:16)

 

 

A un índice             A la página principal