Home page


El Espíritu Santo de Dios

Por Mark Copeland

Versión castellana de estos estudios:
Nicolás Hernández

Hecho en páginas Web para la Internet:
Valente Rodríguez
 

 
 


La Promesa del Espíritu Santo

INTRODUCCIÓN

1. En nuestra lección anterior examinamos la obra del Espíritu Santo en relación a...
   a. La creación
   b. La revelación
   c. La confirmación
   d. La regeneración
   e. La santificación

2. Es evidente que el Espíritu Santo ha estado trabajando a lo largo de toda...
   a. La historia de la humanidad
   b. La redención del género humano

3. De especial interés es la obra del Espíritu Santo en la vida de un cristiano...
   a. Un área de estudio en la cual muchos tienen preguntas
   b. Un área en la cual hay gran diversidad de puntos de vista

   [Un buen lugar para empezar podría ser la promesa del Espíritu Santo. Mucho antes que viniera Jesús, Dios empezó a hacer promesas acerca del Espíritu...]

I. LA PROMESA DEL ESPÍRITU EN EL ANTIGUO TESTAMENTO

   A. LA PROFECÍA DE JOEL...
      1. Registrada en Joel 2:28-32 (cerca de 800 A. C.)
      2. Los elementos de esta profecía incluyeron:
         a. El Espíritu siendo derramado en toda carne – Joel 2:28
         b. Los hijos y las hijas de Israel profetizando, y los jóvenes y los viejos de Israel viendo visiones y soñando sueños (note "sus") – Joel 2:28

         c. El Espíritu de Dios siendo derramado sobre Sus siervos y sobre Sus siervas (¿incluyendo a los gentiles?) y sus profecías – Joel 2:29
      3. Esta profecía empezó a ser cumplida en el Día de Pentecostés después de la Ascensión de Cristo
         a. Cuando el Espíritu Santo vino sobre los apóstoles en Jerusalén – Hech 2:1-4
         b. El cual los capacitó a hablar en lenguas extranjeras – Hech 2:4-13
         c. Note que Pedro relaciona los eventos de ese día con la profecía de Joel – Hech 2:15-21
   -- Será necesario considerar otros pasajes para determinar la total extensión de la naturaleza de este derramamiento del Espíritu y sus ramificaciones para  hoy

   B. LAS PROFECÍAS DE ISAÍAS...
      1. Una registrada en Isa 44:3-5 (alrededor del 750 A.C.)
      2. Los elementos de esta profecía incluyen:
         a. Dios derramando Su Espíritu sobre los descendientes de Israel –        Isa 44:3
         b. Conectando la promesa del Espíritu con la figura del agua dada a aquel que está sediento – ver Jn 7:37-39
      3. Otra profecía que podría relacionar a la promesa del Espíritu Santo – Isa 32:15-17
         a. Encontrada en una sección que parece tener implicaciones mesiánicas – ver Isa 32:1
         b. El resultado de este derramamiento del Espíritu: justicia, paz y gozo – ver Rom 14:17

   C. LAS PROFECÍAS DE EZEQUIEL...
      1. Una registrada en Ez 36:26-27
      2. Los elementos de esta profecía:
         a. Dios promete poner Su Espíritu "dentro de vosotros" (un residente en el interior)
         b. Habilitará (capacitará) a alguien para hablar de Sus estatutos y guardar Sus juicios – ver Rom 8:11-13; Ef 3:16
      3. Otra profecía que podría relacionar a la promesa del Espíritu – Ez 39:29
         a. Una profecía que mira más allá de la cautividad y restauración de Israel
         b. Una profecía que no podría haber sido cumplida hasta la venida del Mesías

   D. LA PROFECÍA DE ZACARÍAS...
      1. Registrada en Zac 12:10
      2. Los elementos de esta profecía:
         a. El Espíritu de gracia y de oración para ser derramado sobre los moradores de Jerusalén
         b. Apremiando a las personas a ver hacia Jesús al cual ellos habían crucificado, y acongojado a causa de Él – ver Hech 2:32-37

   [Ya sea que las profecías de Ezequiel y de Zacarías hagan referencia a la promesa que debería ser cumplida en el tiempo del Mesías pudieran ser cuestionables, pero ciertamente la profecía de Joel y de Isaías demuestran que Dios prometió un "derramamiento" del Espíritu de un manera especial. Consideremos ahora...]

II. LA PROMESA DEL ESPÍRITU EN EL NUEVO TESTAMENTO

    A. LA PREDICACIÓN DE JUAN EL BAUTISTA...
      1. Él habló de Alguien que vendría el cual "bautizaría con el Espíritu Santo" – Mt 3:11; Mr 1:7-8; Luc 3:16; Jn 1:33
      2. En tanto que él mismo administró un bautismo en agua, había Uno por venir que debería ser el administrador de un bautismo con el Espíritu Santo
      3. La promesa fue hecha a una gran multitud; solo en su cumplimiento podemos determinar su total extensión
         a. Sabemos que es en cierta forma vinculado a los eventos del Pentecostés en Hech 2:1-4
         b. Debido a los comentarios de Jesús en Hech 1:4-5

    B. LA ENSEÑANZA DE JESUCRISTO...
      1. El Espíritu sería dado a aquellos que le piden al Padre Celestial – Luc 11:13
      2. El Espíritu sería dado como "agua viva" a todos aquellos sedientos que vinieran a Él con fe, y con sed – Jn 7:37-39
         a. ¿Podría esta "agua viva" ser "el don de Dios" al cual Jesús aludió anteriormente? – ver Jn 4:10-14
         b. Note de nuevo la comparación del Espíritu al agua en la profecía de Isaías – Isa 44:3
      3. A sus apóstoles, Jesús prometió el "Espíritu de verdad" el cual...
         a. Sería un Consolador, y estaría con ellos – Jn 14:16-17
         b. Trayendo a su mente todas las cosas que Jesús les enseñó – Jn 14:26
         c. Dando testimonio de Cristo, junto con los apóstoles – Jn 15:26-27
         d. Convenciendo al mundo de pecado, de justicia y de juicio – Jn 16:7-11
         e. Guiando a los apóstoles a toda la verdad, incluyendo las cosas por venir – Jn 16:12-13
         f. Glorificando a Jesús, tomando de lo que es de Él y declarándosele a ellos – Jn 16:14
      4. Jesús dijo a Sus apóstoles que esperaran en Jerusalén hasta que ellos recibieran la "Promesa del Padre" – Luc 24:49; Hech 1:4-5
         a. Lo cual Él claramente lo conecta al bautismo del Espíritu Santo hablado por Juan
         b. En el cual ellos (los apóstoles) recibirían poder, y serían testigos – Hech 1:8

    C. LA PREDICACIÓN DE PEDRO...
      1. En Pentecostés, Pedro relacionó el derramamiento del Espíritu a la profecía de Joel – Hech 2:14-16
      2. Entonces, en el curso de su sermón, Pedro...
         a. Habló del derramamiento del Espíritu como una promesa que Jesús recibió del Padre – Hech 2:33; ver Hech 1:4-5
         b. Ofreció el don del Espíritu a todos aquellos que se arrepienten y son bautizados – Hech 2:38
         c. Dice que la promesa es para ellos y para otros – Hech 2:39
            1) ¿Qué promesa tiene Pedro en mente?
            2) ¿Qué promesa habría venido inmediatamente a la mente de sus oyentes?
            3) ¿No podría haber sido la promesa a la que justo se había referido?
               a) La promesa recibida por Cristo, y ahora derramada por Cristo – Hech 2:33
               b) Por ejemplo, el Espíritu el cual el mismo Jesús prometió a los creyentes – ver Jn 7:37-39
               c) "Que estamos en lo correcto en la referencia a la palabra promesa, en esta frase, a la promesa del Espíritu Santo justo hecha por Pedro, es evidente por el hecho que esta es la única promesa hecha en el contexto inmediato." – J. W. McGarvey
               d) "Por la promesa... – de perdón, y el don del Espíritu." – B. W. Johnson
               e) "Hechos 2:39 muestra que el don del Espíritu Santo es para todos, judíos y gentiles, aquellos que aceptan el llamado de Dios." – David Lipscomb

CONCLUSIÓN

1. En este estudio hemos visto lo siguiente...
   a. Los profetas del Antiguo Testamento prometieron una dispensación especial del Espíritu por venir
      1) Alguien que incluiría la manifestación de dones especiales
      2) Alguien que capacitaría al pueblo de Dios para guardar Su voluntad
   b. Juan y Jesús prometieron un bautismo del Espíritu, administrado por Jesús
   c. Pedro en su primer sermón del evangelio...
      1) Proclamo esta promesa para ser cumplida con el derramamiento del Espíritu – Hech 2:16-33
      2) Surge para ofrecer el Espíritu como un don para todos aquellos que obedecen el evangelio – Hech 2:38-39

2. Esto naturalmente levanta varias preguntas...
   a. ¿Significa esto que el bautismo del Espíritu Santo es para nosotros actualmente?
   b. ¿Qué es exactamente el bautismo del Espíritu Santo?
   -- Intentaré ocuparme de estas preguntas en nuestro siguiente estudio

En vista de las promesas hechas en relación al Espíritu, no debemos ser sorprendidos al leer de la obra del Espíritu Santo en la vida del cristiano. De hecho, el reto será discernir exactamente lo que revela la Biblia, y no leer en las Escrituras cualesquier ideas preconcebidas acerca de Su obra...

 
 


Cuando el "mono"se vea verde,
clic, estoy a la mano para charlar.
 
 

A Contenido

 
hit counter
html hit counter