EL EVANGELIO DE MATEO


Por Mark Copeland
Versión castellana de estos estudios:
Nicolás Hernández

 

“LAS PARÁBOLAS DE JESÚS” 

El Trigo y la Cizaña (Mt 13:24-30,36-43)
 

INTRODUCCIÓN 

1.  En “La Parábola del Sembrador”, aprendimos que no todas las personas reaccionan a la Palabra del Reino en la misma forma
   a.  Algunos con corazón duro y oídos pesados aún podrían no permitir el tiempo a la Palabra para que germine en sus corazones
   b.  Otros podrían recibir la Palabra, pero ya sea la persecución o las cosas de esta vida podrían dejarlos sin frutos
   c.  Solo aquellos con corazones buenos y nobles, los que reciben la Palabra con paciencia y la guardan, llevarán el fruto propuesto en sus vidas

-- Entonces los “misterios del reino de los cielos” serán recibidos solo por algunos, y no por todos 

2.  Esta verdad fue enseñada más adelante cuando Jesús enseñó “La Parábola del Trigo y la Cizaña”...
  
a.  Registrada solo por Mateo, la parábola misma es encontrada en Mt 13:24-30 (LÉALA)
   b.  El propósito de Jesús es claramente enseñar principios relacionados al “reino de los cielos”
      1)  Porque inicia con “El reino de los cielos es semejante a...”
      2)  Entonces el propósito de Jesús es revelar principios relacionados al “gobierno de Dios” como sería pronto manifestada en la Persona de Su Hijo 

3.  Como “La Parábola del Sembrador”, esta parábola es una de las pocas en la cual la explicación es dada por el mismo Jesús...
   a.  La explicación fue dada en respuesta a la solicitud de los discípulos – Mt 13:36
  
b.  Y la explicación es encontrada en Mt 13:37-43 (LÉALA) 

   [En este estudio, debemos enfocarnos en la explicación de Jesús acerca de la parábola, y entonces recogeremos algunas verdades de ella...]
 

I. LA PARÁBOLA EXPLICADA 

   A. EN RESPUESTA A LA SOLICITUD DE LOS DISCÍPULOS, JESÚS IDENTIFICA...
     
1. 
EL SEMBRADOR – “El que siembra la buena semilla es el Hijo del Hombre”
         a.  En este caso, Cristo, que en Su predicación fue proclamando el evangelio del reino – ver Mt 4:23
        
b.  El cual es identificado en la visión de Daniel como uno que recibió un reino – Dan 7:13-14
        
c.  El cual después de Su ascensión clamó haber recibido tal autoridad – Apoc 2:26-27; 3:21

 2.  EL CAMPO – “El campo es el mundo”
   a.  Dentro el que el Hijo del Hombre vino a sembrar la semilla
   b.  Sobre el que el Hijo del Hombre ejerce ahora Su autoridad, en este caso, su soberanía – ver Mt 28:18; 1 Ped 3:22; Apoc 1:5

 3.  LA BUENA SEMILLA (EL TRIGO) – “La buena semilla son los hijos del reino”
   a.  Aquellos que gustosamente aceptan a Jesús como su Señor y Salvador, sometiéndose a Él libremente
   b.  En este caso, Sus discípulos, los que observaron todo lo que Él les mandó – ver Mt 28:19-20
  
c.  Cuando comparamos esto con “La Parábola del Sembrador”, encontramos metáforas mezcladas ligeramente...
      1)  Los discípulos son aquellos que constituyen la “buena tierra”, en los que la semilla ha sido sembrada (La Parábola del Sembrador)
      2)  Pero en La Parábola del Trigo y la Cizaña, los discípulos son ellos mismos la “buena semilla” (un hijo del reino)
    d.  Entonces, cuando alguien recibe la “semilla” del reino (la Palabra de Dios), llega a ser “buena semilla” (un hijo del reino)

 4. LA CIZAÑA – “La cizaña son los hijos del malo”
    a.  Aquellos que más tarde son definidos como los que...
       1)  Sirven de tropiezo
       2)  Que hacen iniquidad – ver Mt 13:41
   
b.  Aunque dentro de la esfera del reino del Señor (porque el Señor posteriormente los juntará fuera de Su reino), ¡ellos claramente no están sometidos a la autoridad del Señor!
    c.  ¡Sus acciones revelan que ellos son realmente “hijos del malo”!

 5. EL ENEMIGO – “El enemigo que la sembró es el diablo”
    a.  El cual intentó tentar a Cristo y fracasó – ver Mt 4:1-11
   
b.  El cual ahora intenta destruir los esfuerzos de Cristo para salvar las almas y extender la influencia de Su reino real

 6. LA SIEGA – “La siega es el fin del siglo”
    a.  Ese “siglo” en el cual...
       1)  El evangelio del reino está siendo predicado
       2)  Las personas que reciben el evangelio pueden llegar convertirse en los “hijos del reino”

-- En este caso, la presente dispensación del evangelio – ver Col 1:13; Apoc 1:9

  b.  Un “siglo” que terminará con una gran “siega”, identificada en otras partes como la gloriosa venida y aparición de nuestro Señor – ver Mt 26:31-32; 1 Tim 6:14-15

 7. LOS SEGADORES – “Los segadores son los ángeles
   
a.  Los ángeles acompañarán a Cristo cuando Él venga de nuevo – 2 Tes 1:7-9|
   
b.  Ellos separarán a los malos de entre los justos – ver Mt 13:49 

        [Habiendo identificado los diferentes elementos de la parábola...] 

    B. JESÚS ENFATIZA LOS PRINCIPALES PUNTOS DE LA PARÁBOLA...
     
1.  En el versículo 40...
         a.  El problema de la “cizaña” no estará completamente señalado hasta la “siega”
         b.  Esto es hecho en consideración de la “buena semilla” (ver Mt 13:29)
      2.  En el versículo 41...
         a.  Es en el fin del siglo que el Hijo del Hombre finalmente resolverá este problema
         b.  Con Sus ángeles Él “recogerá de su reino a todos los que sirven de tropiezo, y a los que hacen iniquidad” (en este caso, los hijos del malo)

 3.  En el versículo 42...
   a.  ¡Aquellos que son recogidos fuera de Su reino serán castigados apropiadamente!
   b.  Arrojados al “horno de fuego”, ¡en donde será “el lloro y el crujir de dientes!”

 4.  En el versículo 43...
    a.  Es descrita la bendición de los “justos” (la buena semilla, los hijos del reino)
    b.  ¡Después de la siega ellos “resplandecerán como el sol en el reino de su Padre”! 

   [Jesús finaliza su explicación de la parábola con la misma amonestación que siguió a lo que dijo de la Parábola del Sembrador: 

“El que tiene oídos para oír, oiga” – Mt 13:9 

   ¿Entonces oímos lo que Jesús está diciendo? ¿O somos pesados para oír y duros de corazón? Para aquellos dispuestos a escuchar, hay varias verdades a ser recogidas de esta parábola como es lo relacionado al reino de los cielos, a la iglesia, y a nuestras vidas personales...]
 

II. VERDADES RECOGIDAS DE LAS PARÁBOLAS 

A.  CRISTO ES PACIENTE, ¡ASÍ PUEDE USTED CRECER!
   1.  ¿Por qué Cristo es tan paciente con los pecadores que nos rodean?
   2.  ¿Por qué no viene en juicio contra los “hijos del malo”?
   3.  ¡Tal vez para darle a “usted” (un hijo del reino) un tiempo para crecer!
      a.  En la parábola, era de tanto interés el “trigo” que a la “cizaña” le fue permitido permanecer – Mt 13:29
     
b.  Como indicó Pedro, es la paciencia del Señor que lo mueve y aparentemente retrasa Su venida – ver 2 Ped 3:9

    -- Así mientras Cristo está ciertamente deseoso de que “todos” los hombres vengan al arrepentimiento, ¡tiene un interés especial en aquellos “hijos del reino” que están aun en crecimiento!

 B.  ESTA PARÁBOLA NO IMPOSIBILITA LA DISCIPLINA DE LA IGLESIA...

1.  Algunos han buscado usar esta parábola para decir que la disciplina de la iglesia no debería llevarse a cabo

2.  Aun que podría ir en contra de las enseñanzas del mismo Jesús, y la de Sus apóstoles
    a.  Jesús enseñó que habría ocasiones para la disciplina de la iglesia – Mt 8:15-17
   
b.  Pablo instruyó a las iglesias en Corinto y en Tesalónica en relación a la necesidad y a la metodología de la disciplina en la iglesia – 1 Cor 5:1-13; 2 Tes 3:6-15

3.  El punto de esta parábola es que el mismo Jesús no hará ninguna cosa visible hasta el final del siglo cuando venga con sus ángeles

4.  Aquellos que están en la iglesia, sin embargo, tienen una responsabilidad personal para apartarse de aquellos hermanos que se resisten de arrepentirse del pecado 

C.  ¡EL REINO ES TANTO PRESENTE COMO FUTURO!

1.  En el versículo 41, el Hijo del Hombre “recogerá de Su reino”, así que el reino es una existencia anterior al fin del siglo a cuando el Hijo del Hombre venga con Sus ángeles

2.  En el versículo 43, es después de la siega en que los justos “resplandecerán como el sol en el reino de su Padre”

3.  Así fue enseñado por Pablo, que Cristo reina ahora y que entregará el reino a Su Padre cuando Él venga de nuevo – ver 1 Cor 15:23-26
  
a.  Él no está regresando para establecer un reino (en contra de los premileniaristas)
   b.  ¡Él está regresando a entregar un reino a Su Padre! 

D.  ¡ALGUNOS PODRÍAN ESTAR EN EL REINO AHORA, PERO NO EN EL FUTURO!

1.  Note que los ángeles recogerán de cierto a algunos “de su reino” – Mt 13:41

2.  Algunos de aquellos que estaban “en el reino” serán echados entonces “en el horno del fuego” – Mt 13:42

3.  ¿Quiénes estarían entonces?
    a.  Aquellos que sirven de “tropiezo” (causan la caída de otros)
       1)  Contra los que Jesús advirtió a Sus discípulos – Mt 18:6-7
      
2)  Contra los que Pablo advirtió a los corintios y a los de Roma – 1 Cor 8:11-13; 10:31-11:1; Rom 16:17-18 (ver 14:13, 19-21)
    b.  Aquellos que “hacen iniquidad” (hacer cosas sin autoridad)
       1)  Recuerde las advertencias de Jesús y de Juan – Mt 7:21-23; 2 Jn 9
      
2)  La forma de evitar la iniquidad es dada en Col 3:17

4.  Debido a que hay un peligro muy real de no “entrar en el reposo celestial”, encontramos advertencias para perseverar – ver Heb 3:12-14; 4:1-2,11 

E.  ¡UN LUGAR DE CASTIGO ES LA RECOMPENSA DEL MALO!

1.  Vimos donde aquellos que “causan tropiezo” y que “hacen iniquidad” podrían...
   a.  Ser enviados al “horno de fuego”
  
b.  Experimentar “el lloro y el crujir de dientes”

2.  Este castigo del malo es un tema recurrente en varias parábolas...
   a.  La Parábola de la Red – ver Mt 13:49-50
  
b.  La Parábola del Mayordomo Infiel – ver Mt 18:34-35

3.  Y como se describe en la escena del Juicio, Jesús habla de un lugar preparado para los impíos – ver Mt 25:41, 45-46

4.  ¡Entonces una proclamación apropiada del evangelio del reino debe por necesidad incluir una advertencia a aquellos que no reciben el reino!
 

CONCLUSIÓN 

1.  ¡En efecto, esta misma parábola es una advertencia para todo aquel que permite a sí mismo ser influenciado por el maligno!
   a.  ¡Cómo escribió Pedro, nuestro adversario está buscando destruirnos! – 1 Ped 5:8
  
b.  Pero si permitimos que la palabra de Dios habite en nosotros, podemos vencer al maligno – ver 1 Jn 2:14 

2.  Aprendemos de esta parábola, entonces, que el reino de los cielos...
   a.  Nos espigará como personas que llegaron a ser “hijos del reino” (que pusieron atención al Hijo del Hombre)
   b.  No impedirá los esfuerzos e influencia del diablo (así que esperamos ver alguna “cizaña”)
   c.  Aunque fue inaugurado con la primer venida del Hijo del Hombre (especialmente con Su ascensión a la diestra de Dios y el derramamiento del Espíritu Santo en el día de Pentecostés – Hech 2), el reino de los cielos no será totalmente culminado hasta que...
      1)  El Hijo del Hombre regrese con Sus ángeles
      2)  Él recogerá todas las cosas fuera de Su reino que sirvan de tropiezo y que hacen iniquidad
      3)  Y entregará el reino a Dios (ver 1 Cor 15:24

3.  En ese tiempo...
   a.  Tendremos una entrada abundante “en el reino eterno de nuestro Señor y Salvador Jesucristo” – ver 2 Ped 1:11
  
b. 
“Entonces los justos resplandecerán como el sol en el reino de su Padre” – Mt 13:43 

   Estimado amigo, ¿no es lo que Usted desea? Entonces recuerde lo que dijo Jesús... 

“De cierto, de cierto te digo, que el que no naciere del agua y del Espíritu, no puede entrar en el reino de Dios.” – Jn 3:5 

    “¡El que tenga oídos para oír, oiga!”

Al índice
 

 
  hit counter
  html hit counter