EL EVANGELIO DE MATEO


Por Mark Copeland
Versión castellana de estos estudios:
Nicolás Hernández

 

“LAS PARÁBOLAS DE JESÚS”

El Tesoro Escondido (Mt 13:44)

INTRODUCCIÓN

1. En nuestro estudio de “Las Parábolas de Jesús”, hemos visto...

a. Las diferentes formas en que el mensaje del reino podría ser recibido (“El Sembrador”)

b. Los esfuerzos de Satanás para corromper el carácter del reino, pero asegurándose su consumación futura en pureza y esplendor (“El Trigo y la Cizaña”)

c. El crecimiento y el desarrollo del reino (“El Grano de Mostaza” y “La Levadura”

2. Cada una de estas parábolas son encontradas en Mateo 13, y mientras continuamos examinando este capítulo encontramos que vienen más...

a. Un par de parábolas es encontrada en Mt 13:44-46

1) “La Parábola de El Tesoro Escondido”

2) “La Parábola de la Perla de Gran Precio”

b. Como el par de “El Grano de Mostaza” y “La Levadura”, en la cual fue encontrada un tema similar, aquí parece ser un tema común a estas dos parábolas

1) El tema del par de parábolas anteriores fue el “crecimiento y el desarrollo” del reino

2) El tema de este par de parábolas parece ser “la preciosidad y el valor” del reino


[En este estudio, nos enfocaremos en “La Parábola de El Tesoro Escondido”, empezando con...]

I. LA PARÁBOLA EXPLICADA

A. LOS DETALLES DE LA PARÁBOLA...

1. Un hombre encuentra un tesoro escondido en un campo

2. Primero lo oculta, y entonces procede a comprar el campo

3. Aunque debe vender todo lo que tiene para comprar el campo, lo hace muy gozoso anticipando el tesoro que obtendrá legítimamente
 

B. EL SIGNIFICADO DE LA PARÁBOLA...

1. Esta es la explicación dada por dos comentaristas:

a. “El reino de los cielos es infinitamente más digno que el costo del discipulado, y aquellos que saben donde está oculto el tesoro con gusto abandonan todo para asegurarlo.” (D. A. Carson)

b. “...el reino de los cielos, el gozoso reconocimiento del gobierno de Dios sobre los corazones y la vida, incluyendo la salvación para el presente y para el futuro, para el alma y finalmente también para el cuerpo, el gran privilegio de ser por ello hecho una bendición para otros para la gloria de Dios, todo esto, es un tesoro tan inestimablemente precioso que alguien que lo obtiene está dispuesto a entregar todo aquello que pudiera interferir en obtenerlo.” (William Hendriksen)

2. Lo que distingue a esta parábola de la que sigue es que describe el valor del reino para alguien que lo encuentra accidentalmente

a. Aunque no busque por ella en forma apropiada, su valor es inmediatamente reconocido

b. ¡Así el reino de los cielos ha sido, y será para mucha gente!

3. Como dice Hendriksen de nuevo: “...Debemos aprovechar su importante lección: ¡la incalculable preciosidad de salvación para aquellos que la descubren y obtienen la posesión de ella aún sin buscarla!”
 

C. EL APÓSTOL PABLO COMO UN EJEMPLO...

1. El descubrió el “tesoro” inesperadamente

a. Estaba en el camino a Damasco, yendo a perseguir cristianos – Hech 9:1-2

b. Porque él pensaba que estaba haciendo lo correcto – Hech 26:9-11

c. Pero una vez que se unió al Señor, y aprendió la voluntad de Dios, él no dudó en llevarla adelante aún a un gran costo para él – Hech 26:19-23

2. Su estimación de lo que encontró:

a. Algo digno de dar todo, si es necesario – ver Fil 3:4-11

b. Escribiendo de “el evangelio de la gloria de Cristo”, Pablo se refiere a él como un “tesoro” – 2 Cor 4:7

c. El escribió de los “tesoros de la sabiduría y del conocimiento” que son encontrados en Cristo – Col 2:1-3 

[Pablo consideró claramente a Cristo y a Su reino un “tesoro” digno de que se de todo lo que uno tenga si es necesario para obtenerlo. ¿Qué hay acerca del reino de Cristo que lo hace tan valioso?]
 

II. EL REINO DE GRAN VALOR

    A. EL REFUGIO DEL PODER DE LAS TINIEBLAS – Col 1:13

     1. Fuera del reino de los cielos, uno está en el
        reino de Satanás Ef 2:1-3

        a. Bajo su influencia

        b. Atrapado en diversos pecados

     2. Pero el reino de Cristo ofrece la liberación, el
        refugio

a. Somos libres de la esclavitud y del dominio del pecado, de tal forma que podemos servir a Dios – Rom 6:17-18

b. Dios no permitirá que seamos tentados más alla de lo que podamos soportar – 1 Cor 10:13
 

    B. UN REINO DE JUSTICIA, PAZ Y GOZO – Rom 14:17

     1. Una justicia por medio de la fe en Cristo, en la
        cual nuestros pecados han sido perdonados – Fil
        3:8-9

     2. Una paz de Dios, que sobrepasa todo
        entendimiento – Fil 4:6-7

     3. Una perseverancia en el gozo del Señor, sin
        importar las circunstancias – Fil 4:4; ver
        2:17-18
 

    C. UN REINO INQUEBRANTABLE – Heb 12:25-29

     1. Que nunca será destruido – ver Dan 2:44

     2. Por lo tanto, un reino verdaderamente eterno –
        ver 2 Ped 1:10-11 

    D. DESTINADO PARA LA GLORIA ETERNA – 1 Cor 15:21-26

     1. Presentado por Cristo a Dios en su segunda
        venida, aquellos que son en verdad “hijos del
        reino”, “resplandecerán como el sol en el reino
        de su padre” – ver Mt 13:41-43 

     2. Porque en un tiempo futuro, aquellos que están
        en el reino experimentarán la comunión suprema
        en la presencia de Dios – Apoc 21:1-5,9-12,22-27

CONCLUSIÓN

1. A la luz de las bendiciones tanto presentes como futuras encontradas en el reino de los cielos, quizás podamos apreciar el por qué muchos consideran el reino de los cielos como algo de gran valor

a. Aun cuando no lo observemos en forma activa, pero tropiezan a a través de él...

b. ...el valor es reconocido inmediatamente por algunos, con la voluntad de pagar cualquier precio que sea necesario 

2.¿Cuál es el valor del reino? Me gustaría que Usted pudiera preguntarle a...

a. Esteban, el primer mártir cristiano – ver Hechos 7

b. Los primeros cristianos que experimentaron persecución – ver Hech 8:1-4

c. El apóstol Pablo, el cual sufrió mucho por el reino – ver 2 Tim 3:10-11; 4:6-8,16-18

d. Y de hecho, nuestro Señor Jesús, el cual se entregó para hacerlo posible – ver Fil 2:5-8

-- Estoy seguro que ellos dirían a una voz, “¡Es digno de dar todo por él!” 

3. ¿Qué sobre nosotros? ¿Estamos dispuestos a pagar el precio total para obtener el “tesoro” del reino?

a. ¿El precio del arrepentimiento?

b. ¿El precio de la completa sumisión a la voluntad de Cristo? – Mt 28:18-20

c. ¿El precio de poner el reino en primer lugar en nuestras vidas? Mt 6:33

Nuestra respuesta al evangelio, y como vivimos nuestras vidas como cristianos, ¡demuestra nuestra verdadera estimación del “tesoro” de el reino de los cielos!

Al índice

 
  hit counter
  html hit counter