EL EVANGELIO DE MATEO

Por Mark Copeland
Versión castellana de estos estudios:
Nicolás Hernández

 


La Cena del Señor (26:26-30)

 

INTRODUCCIÓN 

1. Durante Su última semana, Jesús participó de la Pascua por última vez...

a. La Pascua era una fiesta judía, observada anualmente – Deut 16:1-8

b. Conmemorando la liberación de Israel de Egipto – Ex 12:1-28,43-49

2. Esta última Pascua era muy especial para Jesús – Luc 22:14-15

a. Él sabía que Su muerte era inminente (“antes que padezca”)

b. Él estaba con aquellos que amó – Jn 13:1 (“los amó hasta el fin”)

3. En esta ocasión Jesús instituyó lo que nosotros llamamos la Cena del Señor...

a. Leamos nuestro texto – Mt 26:26-30

b. Como es registrado por Lucas, Jesús deseó que Sus discípulos hicieran esto en Su memoria – Luc 22:19

4. La importancia de la observancia apropiada de la Cena del Señor no debe ser subestimada...

a. La iglesia de Corinto fue culpable de hacer mal uso de ella – 1 Cor 11:20-22

b. Tal mal uso tiene serias consecuencias – 1 Cor 11:27,29

[Debido a que deberíamos observar la Cena apropiadamente, recibir sus bendiciones en lugar de condenación, usemos esta oportunidad para revisar lo que es revelado sobre el propósito y observancia de “La Cena del Señor”...]


I. EL SIGNIFICADO DE LA CENA

   A. ES UN MEMORIAL...

    1. Note que el relato de Pablo es dado por el Señor mismo – 1 Cor 11:23-25

a. Comemos el pan en memoria de Su cuerpo

b. Tomamos la copa (el fruto de la vid) en memoria de Su sangre

2. Por consecuencia conmemoramos la muerte de Jesús en la cruz – Mt 26:28

a. Cuya muerte hace posible el Nuevo pacto – Heb 9:16

b. Cuya sangre fue derramada para el perdón de pecados – Ef 1:7

-- Así como la Pascua era un memorial conmemorando la liberación de Israel de Egipto por medio de la sangre de los corderos en los postes de las puertas, así la Cena es un memorial de la muerte de nuestro Señor que nos libera de la esclavitud de posibles pecados


  
B. ES UNA PROCLAMACIÓN...

1. Proclamamos nuestra fe en la eficacia de la muerte del Señor – 1 Cor 11:26a

a. Que Su muerte fue ciertamente por nuestros pecados

b. Si no creímos en ella, ¿por qué la celebramos?

2. Proclamamos también nuestra fe en el regreso del Señor – 1 Cor 11:26b

a. Porque deberá hacerse “hasta que Él venga”

b. Sí no creemos en Su venida, ¿entonces por qué celebramos la Cena?

   -- Entonces la Cena del Señor se observa hacia delante en vez de algo hacia atrás, ¡y será observado siempre por Sus discípulos que creen en Su redención y anticipan Su retorno!


  
C. ES UNA COMUNIÓN...

    1. Una comunión o participación en la sangre de Cristo – 1 Cor 10:16a

a. Como una participación, tenemos comunión con la sangre de Cristo

b. Tal vez en el sentido del redoblamiento de las bendiciones que disfrutamos por medio de la sangre de Cristo – ver 1 Jn 1:7,9

2. Una comunión o participación en el cuerpo de Cristo – 1 Cor 10:16b-17

a. Mientras participamos, tenemos comunión con el cuerpo de Cristo

b. Tal vez en el sentido del redoblamiento de la comunión juntos en el cuerpo de Cristo (por ejemplo, la iglesia), mientras partimos juntos el pan

[“La Cena del Señor”, la que también es llamada “comunión” y “partimiento del pan” (ver 1 Cor 10:16; Hech 2:42; 20:7) ciertamente tiene gran significado y no debe ser tomado a la ligera. Debemos por lo tanto considerar lo que revelan las Escrituras acerca de...]


II. LA CELEBRACIÓN DE LA CENA

    A. DEBE SER HECHA CON REVERENCIA...

     1. Esto es, “de una manera digna” (NKJV) – 1 Cor 11:27-29

a. La KJV dice “dignamente”, por lo que algunos lo han malentendido

b. Es un adverbio, que describe como lo hacemos, no si somos dignos (nadie somos verdaderamente dignos)

 2. Con respeto por el precio supremo que Jesús pagó por nuestros pecados

a. Por ejemplo, la cruel tortura y la humillación de Su cuerpo físico

b. Por ejemplo, la angustia sufrida como el Hijo de Dios golpeado por nuestros pecados (“Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has abandonado?” – Mt 27:46)

3. Las fallas en observar con la reverencia apropiada trae condenación – 1 Cor 11:27,29

a. Uno será culpable del cuerpo y de la sangre de Cristo

b. Uno comerá y tomará juicio para si mismo

   -- ¡Tomar a la ligera este memorial nos pone en la misma categoría que aquellos que se burlaron de Él cuando colgaba en la cruz!


   
B. DEBE SER HECHA EXAMINÁNDONOS A NOSOTROS MISMOS...

     1. De tal manera que reflexionemos sobre nuestra
         condición espiritual – 1 Cor 11:28

     2. ¿Estamos viviendo de tal forma que mostremos
         aprecio por Su sacrificio?

a. ¿Aceptando la gracia de Dios en nuestras vidas? – 2 Cor 5:18-6:1

b. ¿Viviendo para Jesús quien murió por nosotros? – 2 Cor 5:14-15; Gál 2:20

 3. ¿O estamos pecando voluntariamente, culpándonos
     de haber:

a. “pisoteado al Hijo de Dios”?

b. “tenido por inmunda la sangre del pacto en la cual [fuimos] santificados”?

c. “afrentado al Espíritu de gracia”? – ver Heb 10:26-29

 4. Nosotros, negándonos a arrepentirnos de nuestros pecados, ¿”crucificamos de nuevo para si mismos al Hijo de Dios, exponiéndole al vituperio”? – ver Hech 6:4-6

 -- En cierto sentido, la Cena es un asunto muy privado entre un cristiano y su Dios; un tiempo para reflexionar en el pasado y resolver para el futuro


   
C. DEBE SER HECHA CON OTROS CRISTIANOS...

     1. Existe una indicación amplia de que la Cena está diseñada para ser una comida comunal

a. Los discípulos  “reunidos” para partir el pan – Hech 20:7

b. Cuando se reunían, se “esperaban unos a otros” – 1 Cor 11:33

c. Participando juntos de “un pan”, demuestran que son “un pan y un cuerpo” – 1 Cor 10:16

-- Tenemos comunión no solo con el Señor, sino los unos con los otros

     2. Por esta razón cuestiono en forma personal prácticas tales como:

a. Observar la Cena del Señor por uno mismo cuando esta acampando o viajando

b. Observar la Cena en la noche del sábado cuando solo uno o un par de personas están participando en la congregación

c. Llevar los elementos de la Cena a los enfermos o recluidos que no les es posible reunirse

-- Mientras que tales asuntos podrían caer en el campo de la “opinión”, ¡no olvidemos que la Cena fortalece la comunión los unos con los otros así como con el Señor!


   
D. DEBE SER HECHA CON FRECUENCIA...

     1. La evidencia bíblica es que se hacía cada semana...

a. Los cristianos se reunieron el primer día de la semana para “partir el pan” – Hech 20:7

b. Otras indicaciones de que era una observancia semanal:

1) La iglesia en Corinto se reunía a comer la Cena del Señor, aunque estaban abusando de ella – ver 1 Cor 11:17- 22

2) Las instrucciones relacionadas a la ofrenda sugiere que se hacían juntas en el primer día de la semana – ver 1 Cor 16:1-2

        c. Siguiendo el ejemplo divinamente aprobado de los cristianos en la Biblia, sabemos que Dios aprobó una observancia semanal en el primer día de la semana

     2. La evidencia histórica externa a la Biblia confirma el día y la frecuencia...

a. El Didaké (alrededor del 95 D.C.) indica que los cristianos se reunían el primer día de la semana para partir el pan – Didaké 14:1

b. Justino Mártir (alrededor del 150 D.C.) registra como los cristianos se reunían los domingos y participaban de la Cena – Apología I, 67

 3. Algunos creen que una observancia semanal disminuye la importancia de la Cena

a. Esta es la razón de hacerla mensualmente, trimestralmente, o anualmente

b. ¿Pero la práctica frecuente de:

1) las reuniones disminuye su valor e importancia?

2) cantar alabanzas y ofrecer oraciones devalúa sus beneficios?

3) la predicación y el estudio de la Palabra de Dios disminuye su importancia para nuestras vidas?

     -- Nuestras vidas espirituales son dependientes del valor y de los beneficios que demos a la muerte del Señor en la cruz; ¡una observancia semanal del memorial nos ayuda a vivir agradecidamente y consecuentemente!

 

CONCLUSIÓN 

1. “La Cena del Señor” es un memorial muy especial de Su muerte por nuestros pecados...

a. Instituida por el mismo Jesús, Él dijo a Sus discípulos que lo hicieran en Su memoria

b. Jesús dijo a Sus discípulos que Él no comería de nuevo los elementos de la Cena hasta:

1) “...aquel día en que lo beba de nuevo con vosotros en el reino de mi Padre.” – Mt 26:29

2) “...aquel día en que lo beba de nuevo en el reino de Dios.” – Mr 14:25

3) “...hasta que se cumpla en el reino de Dios.” – Luc 22:16

4) “...hasta que el reino de Dios venga.” – Luc 22:18

c. Hay dos explicaciones plausibles de lo que Jesús quiere decir:

1) Algunos piensan que se refiere a la comunión que tiene Jesús con nosotros mientras participamos de la Cena del Señor en la iglesia, la cual es Su reino – ver 1 Cor 10:16-17

2) Otros proponen que se refiere a la comunión especial que tendremos con Jesús en el reino de Su Padre, dicho con frecuencia en términos de una fiesta celestial – ver Is 25:6-8; Mt 8:11; 22:2-14; Luc 14:15-24; Apoc 19:9

2. Los primeros cristianos “continuaron con empeño” en su observancia...

a. Justo como lo hicieron con la doctrina de los apóstoles, la comunión y las oraciones – Hech 2:42

b. Reuniéndose en el primer día de la semana para el mismo propósito – Hech 20:7

3. Los cristianos hoy nunca deben perder de vista su importancia...

a. Un recordatorio constante del sacrificio que pagó Jesús por nuestros pecados

b. Una comunión o participación del cuerpo y de la sangre del Señor

c. Un tiempo de auto examen y re-dedicación de nuestro servicio al Señor

d. Un medio para fortalecer la comunión los unos con los otros en el cuerpo de Cristo

Tales pensamientos podrían animarnos a nunca desperdiciar las oportunidades que tengamos para participar de la mesa del Señor, sino continuar con empeño y al hacerlo así “anunciar la muerte del Señor hasta que Él venga.”


Al índice

 
  hit counter
  html hit counter