EL EVANGELIO DE MATEO

Por Mark Copeland
Versión castellana de estos estudios:
Nicolás Hernández

 


Pedro Niega a Jesús (26:69-75)

 

INTRODUCCIÓN 

1. Entre las cosas que sufrió Jesús, estuvo la deshonra de la negación de

   Pedro...

a. Tres veces, con intensidad creciente, Pedro negó conocer a Jesús – Mt 26:69-75

b. Pedro negó conocer a Jesús, a pesar de estar con Jesús:

1) Desde el inicio de Su ministerio terrenal – Mt 4:17-19

2) En la curación de su propia suegra – Mt 8:14-15

3) En el mar de Galilea, caminando sobre el agua – Mt 14:22-23

4) En el monte, estando Jesús con Moisés y con Elías – Mt 17:1-13

 

2. ¿Qué hizo que Pedro llegara a negar a Su Señor y Salvador?

a. ¿Qué fuerzas se pusieron a trabajar, que lo guiaron a su acto cobarde?

b. ¿Podrían ellas ser fuerzas con que nos pudiéramos enfrentar hoy, animándonos a hacer lo mismo?

[Del tema “Pedro Niega a Cristo”, hay lecciones importantes que pueden ser recogidas. Ciertamente, Pedro mismo puede ayudarnos a evitar que hagamos las equivocaciones que él hizo cuando escribe como alguien que sabe los peligros que están enfrente de nosotros. Por ejemplo, Notemos antes que nada que...]


I. PEDRO FUE TRAICIONADO POR EL ORGULLO

A. ÉL ALARDEÓ QUE NUNCA NEGARÍA A JESÚS...

1. ¡Orgullosamente proclamó que si aún todos abandonaran a Jesús, él no lo haría – Mt 26:31-33

2. Al hacerlo, Pedro dio el primer paso en la apostasía – Prov 16:18

3. Nosotros podemos también estar demasiado confiados en nuestro servicio a Dios – 1 Cor 10:12

   B. PEDRO MANDARÍA POSTERIORMENTE HUMILDAD...

1. Ser revestidos con humildad – 1 Ped 5:5

2. Humillarse a si mismos delante de Dios – 1 Ped 5:6

[Pedro aprendió el camino difícil acerca del peligro del orgullo. ¿Aprenderemos de las equivocaciones de Pedro, y valoraremos la importancia de la humildad? Enseguida, notemos que...]

 

II. PEDRO FUE ACOSADO POR LA PEREZA

    A. ÉL CAYÓ AL PERMANECER ADORMECIDO...

1. En un momento cuando necesitaba estar velando – Mt 26:36-46

2. ¡Entonces su pereza lo llevó a fallar en la preparación!

3. ¡Lo mismo puede pasarnos a nosotros!

a. Sin una preparación diligente, podemos no estar preparados – ver Luc 21:34-36

b. Con más frecuencia que por otro motivo, gradualmente “nos alejamos” debido a que somos demasiado perezosos para que “atendamos con más diligencia a las cosas que hemos oído” – Heb 2:1-3

    B. PEDRO POSTERIORMENTE ORDENÓ LA DILIGENCIA...

1. Mandando una resistencia vigilante contra el Diablo – 1 Ped 5:8-9

2. Llamando por una diligencia en la que podríamos:

a. Crecer en la gracia y conocimiento de Jesús – 2 Ped 1:5,10

b. Ser encontrado en paz, sin mancha e irreprensibles – 2 Ped 3:14

[¿Permitimos que la simple pereza nos mantenga sin la preparación adecuada? ¿Fallamos en asistir a los servicios, al estudio de la palabra de Dios, o aún en la oración, debido a la pereza? Si es así, ¿cómo podemos resistir por Jesús cuando se nos ponga a prueba? En tanto que continuamos, observamos que...]


III. PEDRO FUE ACORRALADO POR LA COBARDIA

A. ÉL SIGUIÓ A JESÚS DE LEJOS...

1. Pedro aún siguió a Jesús – Mt 26:58

2. Pero ahora que Jesús no era popular...

a. Él permanece lo suficientemente alejado de
 tal forma de no ser identificado con Él

b.  No estaba preparado para enfrentar el
 desafío del ridículo y la persecución

  3. ¿Podríamos ser culpables de intentar seguir a
      Jesús, pero con cobardía?

a.  ¿Avergonzados de ser vistos llevando una Biblia?

b.  ¿Avergonzados de ser vistos dando gracias?

c.  ¿Avergonzados de ser vistos con otros
  cristianos?

     B. PEDRO POSTERIORMENTE EXHORTÓ GLORIFICAR A
         DIOS...

      1. ¡Encargándonos no avergonzarnos, sino
          glorificar a Dios! – 1 Ped 4:16

      2. No pensando lo que las cosas significan para
          nosotros, ¡sino lo que significan para Dios!
          – ver Mt 5:16

[Manteniéndose con cobardía a una distancia de su Señor, Pedro fue un primer candidato para sucumbir a lo que vino enseguida...]


IV. PEDRO FUE ASEDIADO POR LA MUNDANALIDAD

    A. FUE INFLUENCIADO POR EL MUNDO...

1.  Sentándose con los siervos del sumo sacerdote,
 y calentándose él mismo por el fuego de ellos
 – Mt 26:58; Mr 14:54

2.  Avergonzado de ser visto con Cristo, era fácil
 mezclarse con los del mundo y disfrutar de sus
 comodidades

3.  Pero alguien no puede ser “reconfortado por el
 fuego” del mundo, y no ser “quemado”!

a. Por ejemplo, el contacto cercano con las cosas que pueden dañarnos tienen un efecto – ver Prov 6:27-29

b. Así nosotros no podemos coquetear con el mundo y marcharnos dando media vuelta sin ser tocados – 1 Cor 15:33

    B. PEDRO POSTERIORMENTE NOS LLAMÓ A ESTAR ALEJADOS
        DE LO MUNDANO...

1.  A vivir como extranjeros y peregrinos, abste-
 
niéndonos de los deseos carnales y con una
 conducta honorable entre las naciones – 1 Ped
 2:11-12

2.  Buscar por aquellos cielos nuevos y tierra
 nueva, siendo diligentes en ser encontrados
 por Cristo en paz, sin mancha e irreprensible
 – 2 Ped 3:13-14


CONCLUSIÓN

1. Cuando Pedro concluyó su segunda epístola, lo hizo así con una advertencia...

a.  Guardarse de caer de su firmeza – 2 Ped 3:17

b.  Crecer en la gracia y conocimiento de Cristo – 2
 Ped 3:18

2. Estas amonestaciones vienen de alguien que estuvo
   bien calificado para hablar...

a. Porque él sabía que tan fácil era caer por medio
 de cosas tales como:

 1) El orgullo
 2) La pereza
 3) La cobardía
 4) La mundanalidad

b.  Pero también sabía como crecer en la gracia por
 medio de cosas tales como:

 1) La humildad
 2) La diligencia
 3) El glorificar a Dios
 4) El vivir como extranjero y peregrino

Sí, sabemos que Pedro, aunque negó a Jesús tres veces y lloró amargamente, recibió gracia cuando fue perdonado por Jesús y le permitió cumplir con su papel como un apóstol (ver Jn 21:15-17).

Si hemos sido culpables de haber abandonado a nuestro Señor, ¡miremos hacia Él para la gracia y el arrepentimiento y crezcamos en lo que sólo Él puede conceder!


Al índice

 
  hit counter
  html hit counter