Las Parábolas de Jesús

Por Mark Copeland
Versión castellana de estos estudios:
Nicolás Hernández
 

 
 

El Fariseo y el Publicano (Luc 18:9-14)


INTRODUCCIÓN

1. Hemos notado que en Lucas 18, hay dos parábolas que tratan el tema de la oración...
   a. "La Viuda Insistente" – Luc 18:1-8
   b. "El Fariseo y el Publicano" – Luc 18:9-14

2. En "La Viuda Insistente"...
   a. Jesús nos animó a "orar y no desmayar" – Luc 18:1
   b. El enseño el valor de la perseverancia en la oración

3. En la parábola que está frente a nosotros, conocida como "El Fariseo y el Publicano"...
   a. Jesús ilustró el espíritu que debe difundirse en nuestras oraciones
   b. Él nos enseña como y de que manera debemos orar para ser oídos por Dios – Luc 18:14

[Sin el espíritu apropiado, nuestra perseverancia en la oración no servirá para nada. Esta segunda parábola acerca de la oración es entonces muy importante, y digna de nuestra consideración en cuanto iniciamos con...]

I. LA PARÁBOLA ANALIZADA

   A. ES SOBRE DOS HOMBRES DIFERENTES...
1. Los dos van a orar al templo – Luc 18:10
   2. Uno es un fariseo, el otro un publicano
   a. Los fariseos eran una secta religiosa, notables por su estricta   observancia de la Ley y de las tradiciones de los ancianos
   b. Los publicanos eran considerados por los fariseos como ladrones y traidores
      1) Ladrones, porque ellos recogían más de lo que era requerido, por ganancia personal
      2) Traidores, porque en tanto que eran judíos representaban un poder usurpador (Roma)

   B. ES SOBRE DOS ORACIONES DIFERENTES...
1. La oración del fariseo – Luc 18:11-12
   a. Él da gracias a Dios que no es como los otros
   1) Especialmente ladrones, injustos, adúlteros
   2) o aún como el publicano cercano a él
-- Así él revela su menosprecio por otros – ver Luc 18:9
   b. Él enumera sus buenas acciones
      1) "Ayuno dos veces a la semana" – la Ley requería solo una fiesta anual – Lev 16:2
      2) "Doy diezmos de todo lo que gano." – La Ley solo requería que diera solo el diezmo sobre ciertos artículos; este hombre dio el diezmo de TODO lo que poseía – ver Deut 14:22-23
-- Así él revela como confiaba en su propia justicia – ver Luc 18:9
2. La oración del publicano – Luc 18:13
   a. Él expresó su arrepentimiento y humildad en lo que hizo
      1) Él permaneció "lejos"
      2) No quería ni aun alzar los ojos al cielo (levantar los ojos al cielo era una postura común para la oración en ese tiempo)
      3) Él golpeaba su pecho en congoja por sus pecados
   b. Él expresó su arrepentimiento y humildad cuando dijo
      1) llamarse a si mismo un pecador
      2) Rogar a Dios por misericordia

   C. ES SOBRE DOS RESULTADOS DIFERENTES...
1. El publicano va a casa "justificado" – Luc 18:14a
   a. ¡El termino es usado en el sentido forense que significa "libre de culpa!"
   b. El había recibido la bendición maravillosa descrita por David – ver Sal 32:1-2
2. El fariseo fue también a casa...¡con nada!
   a. Él podría también haber permanecido en casa
   b. Lo más que podría haber obtenido era la recompensa de ser visto por los hombres – ver Mt 6:5

[El significado y propósito de esta parábola es muy claro, tanto por la declaración de introducción dada por Jesús en Luc 18:9, y la conclusión remarcada en Luc 18:14...

"porque cualquiera que se enaltece, será humillado; y el que se humilla será enaltecido."

Pero para reforzar el punto, he aquí unos pocos pensamientos relacionados a...]

II. LA PARÁBOLA APLICADA

    A. JESÚS PREVIENE CONTRA LA SOBERBIA...
1. El fariseo confiaba en sus propias buenas obras, pero no le eran de beneficio
2. El debía tener en mente las palabras de Isaías – ver Isa 64:6
3. El debía recordar las palabras de Jesús y de Pablo – ver Luc 17:10; Ef 2:8-10; Tito 3:3-5

    B. JESÚS ADVIERTE CONTRA LA ARROGANCIA...
1. El fariseo despreciaba a los demás, incluyendo al publicano
2. El debía tener en mente las palabras de Salomón – ver Prov 8:13; 16:18; 29:23
3. El debía recordar las palabras de Jesús y de Santiago – ver Luc 14:11; Sant 2:1-9


    C. JESÚS ENSEÑA EL VALOR DE LA HUMILDAD...
1. Él había enseñado el valor de la humildad frente a otros en la parábola de "Tomar el Último Lugar"Luc 14:7-11
2. ¡Ahora Él enseña el valor de la humildad delante de Dios!
   a. Un principio importante expuesto en Isaías – Isa 57:15; 66:1-2
   b. Y ensalzado por María Su madre en "El Magnificat" Luc 1:46-55

CONCLUSIÓN

1. En esta parábola de "El Fariseo y el Publicano", hemos visto...
   a. El fariseo ora como alguien que no necesitaba el perdón, y no obtuvo nada
   b. El publicano ora como alguien que necesita el perdón, y lo recibe

2. ¿Necesitamos el perdón, aún como discípulos de Jesús?
   a. ¡De hecho lo necesitamos! – ver 1 Jn 1:8-10
   b. Oremos entonces con la humildad del publicano, quien oró como el hombre con el corazón apropiado ante Dios (David)...

   "Ten piedad de mí, oh Dios, conforme a tu misericordia;
   Conforme a la multitud de tus piedades borra mis rebeliones.
   Lávame más y más de mi maldad, Y límpiame de mi pecado.
   Porque yo reconozco mis rebeliones,
   Y mi pecado está siempre delante de mí.

          - Sal 51:1-3

No confiemos en nuestra propia justicia, ¡sino en la misericordia y bondad de Dios ofrecida tan abundantemente en Su Hijo Jesucristo!
Así escribió el discípulo amado en su primera epístola:

   "Y si alguno hubiere cometido pecado, abogado tenemos para con el Padre, a Jesucristo el justo. Y él es la propiciación por nuestros pecados, y no solamente por los nuestros, sino también por los de todo el mundo."

          - 1 Jn 2:1b-2
 
 
 

A un índice