Las Parábolas de Jesús

Por Mark Copeland
Versión castellana de estos estudios:
Nicolás Hernández
 

 
 

La Semilla que Crece (Mr 4:26-29)



INTRODUCCIÓN

1. Hasta este punto nuestro estudio se ha enfocado en las parábolas encontradas en el evangelio de Mateo...
   a. Muchas se han encontrado solamente en Mateo, sin embargo hay algunas que se encuentran también en los otros evangelios
   b. Omitimos un par de parábolas encontradas en Mateo que examinaremos posteriormente en uno de los otros evangelios

2. En esta lección, sin embargo, debemos examinar una parábola que solo se encuentra en el evangelio de Marcos
   a. Es llamada "La Semilla que Crece"
   b. Y está registrada en Mr 4:26-29 (léala)

3. El trasfondo de esta parábola parece estar en la misma ocasión en que Jesús dijo...
    a. La parábola de "El Sembrador" – ver Mr 4:1-20
    b. La parábola de "La Semilla de Mostaza" – ver Mr 4:30-32
...entonces fue en el punto del ministerio de Jesús cuando Él empezó a enseñar públicamente en parábolas


[Iniciamos observando más de cerca la parábola misma...]

I. LA PARÁBOLA ANALIZADA

   A. LO QUE REVELA ESTA PARÁBOLA ACERCA DEL REINO DE DIOS...
   1. Describe como la Palabra de Dios produce frutos (por ejemplo, como crece el reino)
      a. En tanto que la "semilla" no es identificada en esta parábola como la Palabra de Dios...
      b. ...fue definida como tal en la parábola de "El Sembrador" – ver Mr 4:14; Luc 8:11
   2. El crecimiento producido por la Palabra...
      a. Es un misterio – Mr 4:26-28a
         1) El sembrador puede sembrar la semilla y verla brotar y crecer
         2) Pero el crecimiento está más allá de su comprensión, y aún así crece por si misma
    
    b. Es gradual – Mr 4:28b
         1) No ocurre todo a la vez
                   
2) Sino paso a paso: primero hierba, luego la espiga, después grano lleno en la espiga
   3. Pero a través de tal crecimiento la siega llega eventualmente – Mr 4:29
   -- Así el reino de Dios, creciendo por la virtud de la Palabra de Dios siendo plantada, es similar al crecimiento asombroso observado en la siembra del grano

   B. COMPARACIÓN DE ESTA PARÁBOLA CON LA DE "EL SEMBRADOR"...
     1. La parábola de "El Sembrador" enfatiza la responsabilidad humana
        a. La semilla no produce el fruto deseado a menos que caiga en buena tierra
        b. ¡Se requiere "un corazón bueno y recto" para que la semilla de fruto! – ver Luc 8:15
        
 2. Pero la parábola de "La Semilla que Crece" destaca el poder divino dentro de la Palabra
        a. ¡Un "corazón bueno y recto" no puede llevar fruto por sí mismo!
        b. Requiere una semilla que tenga el sí misma el poder para germinar y crecer en buena tierra
     3. Y esta parábola enfatiza la necesidad para aquellos que sembraron el creer y esperar en el poder de la semilla, en este caso, la Palabra de Dios

[¡Si, la Palabra es la "semilla" que contiene el poder para la vida espiritual y crece cuando es plantada en el terreno de un corazón bueno y noble!

Podríamos ser capaces de entender la verdadera obra de tal poder, ¡pero esta parábola ilustra como podemos aun usarla!

Para que podamos utilizar esta poderosa semilla con más frecuencia y con más éxito, considere algunos pensamientos más mientras hablamos acerca de...]

II. LA PARÁBOLA APLICADA

    A. LA PALABRA DE DIOS ES UNA "SEMILLA" PODEROSA...
       1. Puede llevarnos a "nacer de Nuevo" 1 Ped 1:22-25; Sant 1:18
       2. Puede ayudarnos a "crecer" 1 Ped 2:1-2
       3. Puede ciertamente "salvar vuestras almas"Sant 1:21
  -- Todo esto es posible debido a que la Palabra de Dios es viviente y poderoso, llenada con la vida que da el Espíritu – Heb 4:12; Jn 6:63

    B. HAY DOS FORMAS DE UTILIZAR ESTA PODEROSA "SEMILLA"...
      1. Recibiéndola en nuestros propios corazones
         a. Aquí estamos hablando sobre el crecimiento del reino de Dios en nuestras vidas
         b. De hecho, debemos recibirla apropiadamente
            1) Con un corazón bueno y noble – Luc 8:15; ver Hech 17:11
            2) Con mansedumbre – Sant 1:21
                         
3) Como niños deseosos de la leche de sus madres – 1 Ped 2:2
-- "Desechando" durante todo el tiempo aquellas cosas que pudieran "ahogar" la Palabra en nuestras vidas – ver Sant 1:21; 1 Ped 2:1
         c. Cuando se recibe así, ocurrirá el crecimiento
                          
1) Pero recuerde la parábola, porque el crecimiento es gradual
                          
2) "primero la hierba, luego espiga, después grano lleno de  la espiga..." – Mr 4:28
-- De aquí la necesidad de continuar alimentándonos de la Palabra de Dios, "para que por ella crezcáis para salvación" – 1 Ped 2:2
      2. Creciendo tan lejos y tan ancho como sea posible hacerlo
         a. Aquí estamos hablando acerca del crecimiento del reino de Dios en el mundo
         b. Como el sembrador en la parábola de "El Sembrador", debemos sembrar la semilla en todas partes
         c. Pero como el sembrador en la parábola de "La Semilla que Crece", debemos recordar...
                         
1) El crecimiento viene solo a través del poder divino de la semilla
               a) Dios es quien da el crecimiento
               b) Nosotros somos simplemente "sembradores" y "regadores" – ver 1 Cor 3:5-7
                         
2) El crecimiento viene por etapas, no todo a la vez
               a) Habrá días cuando nos parezca que todo lo que hacemos es "sembrar"
               b) Habrá días cuando nos parezca que todo lo que hacemos es "esperar"
   -- Como el labrador, entonces, debemos ser pacientes – ver Sant 5:7

CONCLUSIÓN

1. La lección general en la parábola de "La Semilla que Crece" es esta:
   a. En el reino de Dios, como en el reino de la naturaleza, somos obreros junto con Dios
   b. Los resultados de nuestro trabajo dependen de Él, y por la perfección de estos resultados Él toma Su propio tiempo

2. Siendo este el caso...
   a. Es nuestra responsabilidad sembrar la semilla (la Palabra de Dios), es decisión de Dios dar el crecimiento – ver 1 Cor 3:6-9
   b. Habiendo sembrado la semilla, debemos esperar por el tiempo y Dios perfeccionará el crecimiento – ver Fil 1:6
   c. El crecimiento que viene lo hará así en forma gradual
   d. No sino hasta que ha sido el tiempo para el desarrollo esperamos segar

3. Entonces esta parábola nos enseña a confiar y a esperar en el poder de la Palabra de Dios
   a. ¿Confiamos en su poder para salvar al perdido?
      1) ¿O buscamos los trucos ingeniosos diseñados por los hombres?
      2) ¡El evangelio de Dios es poder para salvar! – ver Rom 1:16-17
   b. ¿Confiamos en su poder para salvar su propia alma?
      1) ¿O buscamos métodos para ayudar por si mismos ya que la promesa no puede realmente ser dada?
      2) ¡La Palabra de Dios es la que es capaz de salvar nuestras almas! – ver Sant 1:21

Hermano, ¿está Usted sembrando la semilla del reino? ¿Tanto en el mundo así como también en su propia vida...?
 

 
 

A un índice