Las Parábolas de Jesús

Por Mark Copeland
Versión castellana de estos estudios:
Nicolás Hernández
 

 
 


La Viuda Insistente (Luc 18:1-8)

INTRODUCCIÓN

1. En Lucas 18, encontramos dos parábolas que tienen que ver con el tema de la oración...

a. “La Viuda Insistente” - Luc 18:1-8

b. “El Fariseo y el Publicano” - Luc 18:9-14

2. Esta no es la primera vez que Jesús usó una parábola para enseñar lo relacionado a la oración...

a. ¿Recuerda “El Amigo a la Medianoche”? - Luc 11:5-13

b. ¿En la cual Jesús enseñó el valor de la insistencia en la oración?

3. Evidentemente el elemento de la insistencia en la oración fue muy importante para Jesús...

a. Porque este es también el tema de la primera parábola en Luc 18

b. Como se lee en el primer versículo: “También les refirió Jesús una parábola sobre la necesidad de orar siempre, y no desmayar...”

[¿Somos insistentes en nuestra oración? ¿Apreciamos el valor de tal insistencia? ¿O hemos desmayado y no oramos como debemos? Veamos lo que podemos recoger de la parábola de “La Viuda Insistente”...]

I. LA PARÁBOLA MISMA

A. EL CARÁCTER DEL JUEZ - Luc 18:2

1. Un hombre que no temía a Dios, ni respetaba a hombre

2. Un juez injusto, por lo que esta parábola es algunas veces conocida como “El Juez Injusto”

B. LA ANGUSTIA DE LA VIUDA - Luc 8:3

1. Tenía algún adversario que la había perjudicado

2. Buscó la ayuda del juez que le hiciera justicia

C. LA DIFICULTAD QUE ELLA ENFRENTABA - Luc 18:4a

1. El juez no la ayudó al principio

2. En repetidos intentos pareció caer en oídos sordos

D. FINALMENTE EL JUEZ OYÓ SU DEMANDA - Luc 18:4b-5

1. No porque fuera correcto a la vista de Dios o del hombre

2. Sino solo para evitar que lo cansara con su queja constante

[Diferente a muchas de las parábolas, no se nos deja a nosotros mismos determinar el punto de esta parábola. Jesús mismo la aclara mientras consideramos...]

II. LA PARÁBOLA APLICADA

A. OIGA LO QUE DIJO EL JUEZ INJUSTO...

1. Fue movido por la insistencia de la viuda

2. Aun cuando no fue movido por la reverencia a Dios o el respeto por el hombre

B. ¿NO DEBE DIOS HACER JUSTICIA A SUS ELEGIDOS?

1. Hay un argumento de lo más pequeño a lo más grande

a. Si un juez injusto prestará atención a una viuda insistente...

b. ¡...Cuanto más prestará atención Dios a su pueblo escogido!

2. Nuestra confianza es aún más fuerte cuando notamos los siguientes contrastes:

La Viuda

El Pueblo de Dios

a. Una desconocida
 
a. Su pueblo elegido, 1 Ped 2:9-10
b. Única b. Somos muchos
c. A lo lejos

 

c. Podemos acercarnos confiadamente, Heb 4:15-16
d. Un juez injusto d. Un Padre justo
e. Sola
 
e. Dios es con nosotros, Rom 8:31-32
f. Defendía su propio caso f. Tenemos un Intercesor, Rom 8:34
g. Ninguna promesa de una respuesta g. Una promesa dada, Luc 18:8a
h. Acceso limitado

 
h. Acceso ilimitado (poder orar a Dios en cualquier momento)
i. La respuesta del juez provocada i. La respuesta gozosa de Dios
   

3. Si la insistencia dio fruto a la viuda, ¡cuánto más para los elegidos de Dios que claman!

C. ¡DIOS HARÁ JUSTICIA A SUS ELEGIDOS!

1. Él podría responder ampliamente a las oraciones de su pueblo perseguido... - Luc 18:7b

a. Por ejemplo, ver Apoc 6:9-10

b. Su paciencia podría ser para dar a los perseguidores tiempo para arrepentirse - 2 Ped 3:9

2. Pero cuando venga Su venganza, ¡vendrá repentinamente! - ver 1 Tes 5:1-3

a. Hay un día por venir en el cual Dios tomará venganza - ver 2 Tes 1:7-9

b. Y cuando venga, habrá una “destrucción repentina” sin ninguna forma de escapar - ver 1 Tes 5:1-3

D. ¿PERO HABRÁ FE EN LA TIERRA CUANDO ÉL VENGA?

1. El Señor vendrá, vengando a Sus elegidos

2. Pero Su tardanza podría impulsar a algunos a perder la fe (¡implicando la falta de oración como un indicador de la falta de fe!)

3. ¡La preocupación del Señor sobre este tema es impulsar por esta parábola!

a. Que los hombres siempre deben orar

b. Que los hombres no deben desanimarse

CONCLUSIÓN

1. ¿Se está empezando a desanimar? ¿Se ha debilitado su fe?

a. ¡El estado de su “vida de oración” revela la condición verdadera de su fe!

b. Si Usted no ora “siempre” (ver “sin cesar” 1 Tes 5:17), ¡su fe está anémica!

2. Pero el Señor nos ha dado razones para creer en el poder de la oración en esta parábola...

a. Especialmente cuando somos perseguidos por la causa de Cristo

b. Porque no servimos a un juez injusto, ¡sino a Dios que nos ha hecho Su pueblo escogido!

Podría esta parábola de “La Viuda Insistente”, junto con la de “El Amigo a la Medianoche”, ¡alentarnos a nunca desanimarnos ni a dejar de orar!

 
 

A un índice