Home page


La Epístola a los Gálatas

Por Mark Copeland
Versión castellana de estos estudios:
Nicolás Hernández

Hecho en páginas Web para la Internet:
Valente Rodríguez
 

 
 

 

“Pablo y Pedro” (2:6-19)
 

INTRODUCCIÓN 

1. Pablo defendió su apostolado en Galacia al relatar...
   a. Su contacto limitado con los otros apóstoles, en particular con Pedro – Gál 1:11-24
   b. Dos episodios cuando él se reunió con los apóstoles, especialmente con Pedro – Gál 2:1-21 

2. La relación entre Pablo y Pedro ha sido con frecuencia mal representada...
   a. Que Pedro tuvo primacía sobre Pablo (catolicismo)
   b. Que ellos tenían diferencias doctrinales (Crítica

   [La evidencia bíblica lo muestra de otra forma. Tanto en Gálatas y en otras partes de las Escrituras, note su igualdad y respeto el uno hacia el otro. De nuestro texto (Gál 2:6-19), considere primero...]
 

I. LA VISITA DE PABLO A JERUSALÉN 

   A. LA OCASIÓN...

      1. Pablo, Bernabé, y Tito habían ido a Jerusalén por revelación – ver Gál 2:1-2
         a. Probablemente la visita a Jerusalén descrita en Hech 15:2-4
         b. Aunque algunos piensan que podría haber ocurrido antes – ver Hech 11:29-30; 12:25

      2. Pablo se mantuvo firme bajo la presión de falsos maestros – ver Gál 2:2-5
         a. En una reunión privada, él habló con los “de cierta reputación” (¿Pedro? ¿Santiago?)
         b. Falsos hermanos buscaron obligar a Tito a ser circuncidado
         c. Pablo rehusó rendirse a sus demandas

      3. Pablo se reunió con Pedro, Santiago, y Juan, quienes “eran considerados como columnas” – ver Gál 2:6,9 

   B. EL RESULTADO...

      1. Con los que “eran considerados como columnas” (Santiago, Cefas, Juan) – Gál 2:6-10
         a. Ellos no añadieron nada a Pablo (no hicieron demandas, no le dieron instrucciones o autoridad)
         b. Ellos vieron que a Pablo se le había sido dado el evangelio de la incircuncisión
         c. Pablo reconoció la obra efectiva de Dios en el ministerio de Pedro y en el apostolado de Pedro de la circuncisión
         d. Santiago, Cefas (Pedro), y Juan percibieron la gracia dada a Pablo
         e. Ellos extendieron la diestra de compañerismo a Pablo
         f. Ellos solo le pidieron a Pablo que se acordara de los pobres, lo cual él procuró hacer

      2. De la reunión junto con todos los apóstoles y ancianos en Jerusalén – Hech 15:6-29
         a. Pedro relató su predicación a los gentiles, y la salvación de ellos sin la circuncisión
         b. Pablo y Bernabé relataron su ministerio y la obra de Dios entre los gentiles
         c. Santiago ofreció soporte escritural, y de allí una carta en la que todos estuvieron de acuerdo
         d. La carta confirmó el ministerio de los “amados Bernabé y Pablo” 

   [La visita de Pablo a Jerusalén ciertamente ilustró que él y Pedro estaban en acuerdo doctrinal en relación al evangelio que ellos predicaban. La naturaleza de su relación se hace más clara con...]
 

II. LA VISITA DE PEDRO A ANTIOQUÍA 

    A. LA OCASIÓN...

       1. Pedro actuó con hipocresía – Gál 2:11-13
          a. Él había venido a Antioquía (algunos piensan que esto fue durante Hech 15:1; otros piensan que fue posteriormente)
          b. Primero él comía con los gentiles
          c. Después que vinieron algunos de parte de Jacobo, Pedro se retraía y se apartaba
          d. Él tenía miedo de los de la circuncisión
          e. Sus acciones animaban a otros judíos a ser hipócritas, aún a Bernabé

       2. Pablo enfrentó a Pedro – Gál 2:11, 14-19
          a. Él resistió a Pedro en su cara, porque estaba blasfemando
          b. Él reprendió a Pedro delante de todos, mostrándole que era inconsistente
          c. El evangelio de Pablo (la justificación por la fe en Cristo, no por las obras de la ley) defendido por Pedro, quien normalmente vivió él mismo como gentil – ver también a Pedro, en Hech 15:7-11 

    B. EL RESULTADO...

       1. Demostrada la igualdad de Pablo con Pedro – Gál 2:11,14
          a. Pablo tenía la autoridad de enfrentarlo cara a cara
          b. Pablo tenía la autoridad de acusar por actuar con hipocresía ante todos

       2. El respeto de Pedro por Pablo no disminuyó – ver 2 Ped 3:15-16
          a. Pedro posteriormente describió a Pablo como “nuestro amado hermano Pablo”
          b. Pedro admitió la sabiduría dada a Pablo
          c. Pedro reconoció las epístolas de Pablo como “Escrituras” 

   [La visita de Pedro a Antioquía no fue una ocasión feliz, sino una que proporcionó una oportunidad para ilustrar la igualdad de Pedro y Pablo, y que a pesar de la falta momentánea de Pedro, su vida en conjunto demostró que su evangelio era el mismo que el de Pablo. Finalmente, algunos pensamientos en relación a un par de...]
 

III. LECCIONES DE PABLO Y PEDRO 

     A. EL ANIMO DE PABLO...

        1. Notemos el ánimo de Pablo en Jerusalén y en Antioquía
           a. Al rehusar ceder a la presión de falsos maestros
           b. Permaneciendo de pie aun cuando sus hermanos más cercanos eran guiados por el error
           c. Al haber reprendido a un hermano respetado en Cristo

        2. El ánimo de Pablo fue motivado por la fidelidad
          
a. Fidelidad al Señor al que él servía
           b. Fidelidad al evangelio del cual él no había blasfemado – ver Rom 1:16 

     B. LA HUMILDAD DE PEDRO...

        1. Notemos la humildad manifestada por Pedro en su última epístola
           a. No guardando un resentimiento contra Pablo por su reprensión pública
           b. Dispuesto a admitir públicamente la sabiduría de Pablo dada por inspiración

        2. La humildad de Pedro fue motivada por amor
           a. Amor por un hermano en Cristo
           b. Amor consistente con lo que él mismo enseñó a otros – ver 1 Ped 3:8-9

 

CONCLUSIÓN 

1. La relación entre Pablo y Pedro ilustra el poder de Cristo...
   a. Convierte al perseguidor y al perseguido en colaboradores por el evangelio
   b. Ayuda a los hermanos en desacuerdo a trabajar no obstante sus problemas para llegar a ser hermanos amados 

2. Mientras que Pablo y Pedro tenían un enfoque diferente en sus respectivos ministerios...
   a. Ellos servían al mismo Señor, predicaban el mismo evangelio
   b. Uno no era superior al otro, eran apóstoles en comunión en el reino de Dios 

   En lugar de intentar encontrar algún ‘falla’ entre dos apóstoles fieles, podríamos usar su ejemplo para motivarnos en nuestro servicio al Señor los unos hacia los otros...
 

 
 

  Cuando el "mono"se vea verde, llámenme, estoy a la mano.

 
 


A un índice                                       A la página principal
 

 
hit counter
html hit counter