Sana doctrina
Tomo III
Por C. R. Nichol
y
R. L. Whiteside
Nueva versión de Valente Rodríguez G.

Copyright June, 1999

Derechos reservados junio, 1999

 
 
 


CAPÍTULO UNO

¿QUÉ ES LA IGLESIA?


CONFUSIÓN: Hay mucha confusión tocante al sentido y a la aplicación de la palabra "iglesia". Es cosa común oír estos días la expresión de "ir a la iglesia" [con un lugar en mente]. Tal expresión no se halla en el Nuevo Testamento, ni autor alguno del Nuevo Testamento hace referencia al lugar de asamblea como la iglesia. La iglesia se compone de los salvos, o sea de los hijos de Dios.

EL SIGNIFICADO DE LA PALABRA "IGLESIA"
La palabra griega traducida "iglesia" es "ekklesia". Esta palabra no fue originada por Cristo o por sus apóstoles, sino que era muy usada por los de habla griega. Esta palabra nunca tuvo sentido religioso entre los griegos. Quería decir literalmente "los llamados" y fue aplicada a cualquier cuerpo de gente "llamado" y convocado para cierto propósito. En este sentido se usa esta palabra unas cuantas veces en el Nuevo Testamento. En Efeso los plateros incitaron a las multitudes en contra de Pablo. De este tumulto leemos: "Unos, pues, gritaban una cosa, y otros otra; porque la concurrencia (asamblea, Versión Moderna) estaba confusa". (Hech. 19:32). La palabra aquí traducida "concurrencia" (o asamblea) es la misma palabra traducida en otros pasajes como "iglesia". El escribano se dirigió al gentío, diciendo: "Y si demandáis alguna otra cosa, en legítima asamblea se puede decidir" (ver. 39). En este caso la palabra "asamblea" (ekklesia) es aplicada al tribunal regular. "Y habiendo dicho esto, despidió la asamblea". (ver. 41). Dos veces en este capítulo es aplicada la palabra "ekklesia" al gentío, y una vez a la corte regular. Por lo tanto se ve que en el uso corriente de la palabra era aplicada a cualquier cuerpo de gente reunida con algún propósito.

POR QUÉ ES APLICADA ESTA PALABRA AL PUEBLO DE DIOS. La palabra "ekklesia" es aplicada al pueblo de Dios en el Nuevo Testamento porque le describe con exactitud. Ha sido "llamado" del pecado a la santa manera de vivir, "llamado" de las tinieblas a la luz, "llamado" del mundo al reino de Dios. No es llamado del mundo en sentido físico, sino moral y espiritual. "Si fuerais del mundo, el mundo amaría lo suyo; pero porque no sois del mundo, antes yo os elegí del mundo, por eso el mundo os aborrece" (Juan 15:19). Ellos eran una iglesia solamente en sentido preparatorio. Todavía no se había establecido la iglesia, ni tenían la fe necesaria para ser miembros de ella. La iglesia, el cuerpo de gente llamada del pecado y redimida por la sangre de Cristo, es una gran asamblea congregada (espiritualmente) bajo la dirección de Cristo, aunque sigue cada miembro ciudadano del país y ocupa su lugar en los negocios de la vida como siempre. Si en verdad uno ha sido llamado del pecado, es miembro del cuerpo llamado tanto en un lugar como en otro. Si uno puede entender debidamente la verdad de que los llamados del pecado a la santa manera de vivir constituyen la iglesia, no será estorbado por la idea errónea de que la iglesia exista solamente cuando esté congregada físicamente. Los llamados son el pueblo de Dios, congregados físicamente o no. Este cuerpo de gente llamado tiene existencia continua. La casa del carcelero era su familia (Hech. 16:34), y la casa de Dios es la familia de Dios (1 Tim. 3:15; Ef. 2:19). Sería absurdo pensar que Dios tenga una familia en un dado lugar solamente cuando los cristianos estén congregados para adorarle.

EJEMPLO NEOTESTAMENTARIO DE LA PALABRA
EL SENTIDO GENERAL. La palabra "iglesia" ("ekklesia") en los pasajes siguientes incluye a todos los salvos, a todos los llamados, en el mundo: Mateo 16:18; Col. 1:18; Ef. 1:22; 5:25; Heb. 12:23. Nunca se congrega este cuerpo entero en una sola asamblea física, sino como un cuerpo de gente llamado del pecado y que constituye una gran hueste espiritual, tiene una existencia verdadera, y todo hijo de Dios en la tierra es miembro de él. Toda persona que por medio de la obediencia se ha separado del pecado es parte de los llamados, parte de la iglesia, la "ekklesia". Según este empleo de la palabra, hay dos clases de gente-es decir, los que han sido llamados de este mundo y los que no-la "ekklesia" y el mundo. Así es que toda persona responsable está sirviendo a Dios o a Satanás, caminando en el camino angosto o en el ancho, rumbo al cielo o al infierno, hallándose en la iglesia o en el mundo, como salvo o como no salvo (Mateo 7:13, 14, 24-27; 12:30; Lucas 16:13; Rom. 6:16, 20; Juan 8:34; 1 Juan 3:10; Col. 3:15; Ef. 2:16). Uno que ha sido llamado del pecado es, por virtud de aquel hecho, uno de los llamados, y no tiene que participar en algún acto adicional para juntarse a ellos. Los llamados del pecado constituyen la familia de Dios. Uno llega a ser hijo de Dios por el renacimiento; por medio de este renacimiento llega a ser miembro de la familia de Dios (Juan 3:5). Si un hijo de Dios se junta a otra cosa, tendrá que ser, por lo tanto, a una cosa distinta a la familia de Dios.

LIMITACIONES GEOGRÁFICAS. La palabra "iglesia" no siempre incluye a todos los salvos en el mundo, sino que a veces incluye solamente a los llamados en un dado lugar, o territorio, como por ejemplo la iglesia en Jerusalén (Hech. 8:1), la iglesia en Corinto (1 Cor. 1:2), las iglesias por toda Judea (Hech. 9:31); pero la idea esencial es la misma que cuando es aplicada al cuerpo entero-es decir, incluye a todos los llamados, los salvos, en el territorio mencionado.

IGLESIAS LOCALES O CONGREGACIONES. Este empleo de la palabra "iglesia" parece haber sido ignorado en general. En el Nuevo Testamento existe la idea de una congregación local, o sea un cuerpo de gente salva unido para obra y adoración y congregándose en un lugar. Puesto que estas congregaciones no poseían casas de oración, con frecuencia se congregaban en casas particulares (Rom. 16:4,5; Col. 4:15; Fil. 2). La membresía de tales congregaciones no es determinada por límites geográficos. En una ciudad donde hay varias congregaciones, el cristiano decidirá dónde adorar a Dios al considerar varias circunstancias, como por ejemplo la ubicación de la casa de oración, la oportunidad de servir, etc. Así es el caso también en los lugares rurales donde hay muchas congregaciones. Cada cristiano tendrá que resolver por sí mismo estas consideraciones. La iglesia en la calle Zaragoza no se refiere a los cristianos que viven en esa calle, sino a los cristianos que regularmente se congregan para adorar en su casa de oración ubicada en dicha calle, aunque ninguno de ellos viva en ella.

¿EN QUÉ IGLESIA O DENOMINACIÓN TENDREMOS LA MEMBRESÍA?
Si una persona está salva, si ha sido llamada del pecado en el un cuerpo (Col. 3:15). ¿por qué habría de juntarse a otra iglesia? ¿No basta que uno sea cristiano mientras vive y vaya al cielo cuando muera? Ser llamado del pecado a la comunión de Cristo, ser redimido por la sangre de Cristo (1 Ped. 1:18,19), ser miembro de la familia de Dios, debe de satisfacer los anhelos de todo corazón piadoso. Al hijo de Dios le es posible juntarse a alguna denominación, como le es posible a un ciudadano americano juntarse a un tumulto, pero ¿para qué hacerlo? Nadie cree que sea necesario a la salvación la membresía en la Iglesia Bautista; aun los bautistas declaran que no lo es. La Iglesia Bautista no existió hasta el año 1607. Cincuenta años después de la organización de la primera sociedad misionera de entre los bautistas, se convocó una grande asamblea en Kettering, el lugar de su organización, con el propósito de celebrar ese evento. Publicaron un documento oficial en el Baptist Jubilee Memorial. El Sr. Benedict cita este documento, y dice que puede presumirse que todas sus declaraciones fueron aprobadas por toda la denominación. De este documento citamos lo siguiente: "La primera Iglesia Bautista Regular de que tenemos conocimiento tiene fecha del año 1607, y fue fundada en Londres por un Sr. Smyth, quien había sido clérigo en la Iglesia Anglicana. Fue fundada sobre los principios de los Bautistas Generales. En el año 1633 la primera Iglesia Bautista Particular se fundó en Londres bajo la dirección del Sr. Spilsbury" (Benedict, p. 304). Esta cita no expresa la opinión de un solo hombre, sino que fue aprobada por toda la Iglesia Bautista de aquel entonces. El Metodismo lo comenzaron Carlos y Juan Wesley. Este movimiento tuvo principio en forma de sociedades para edificación mutua, la primera de éstas siendo organizada en el año 1729, pero no alcanzó estado de existencia independiente como iglesia autónoma hasta el año 1740 (McTyeire, p. 177). La Iglesia Presbiteriana tuvo su origen en Escocia en el año 1557. Estas iglesias fueron organizadas por los hombres y son desconocidas en el Nuevo Testamento. No obstante es necesario que uno sea miembro de la iglesia de Dios para ser salvo. No es cuestión de si la iglesia salva, porque la iglesia no salva a nadie, pero la iglesia es el cuerpo de Cristo y él es el Salvador del cuerpo: "porque el marido es cabeza de la mujer, así como Cristo es cabeza de la iglesia, la cual es su cuerpo, y él es su Salvador" (Ef. 5:23). La iglesia del Señor no es denominación-ella incluye a todos los hijos de Dios.

UN CUERPO. Hay "un cuerpo" (Ef. 4:4). "Pero ahora son muchos los miembros, pero el cuerpo es uno solo" (1 Cor. 12:20). "Y la paz de Dios gobierne en vuestros corazones, a la que asimismo fuisteis llamados en un solo cuerpo; y sed agradecidos" (Col. 3:15).

¿QUÉ ES EL UN CUERPO? "y él es la cabeza del cuerpo que es la iglesia" (Col. 1:18). "...Cristo por su cuerpo, que es la iglesia" (Col. 1:24). Como Cristo tiene solamente un cuerpo, así también tiene solamente una iglesia.

CRISTO ES LA CABEZA DE LA IGLESIA. "Y él es la cabeza del cuerpo que es la iglesia" (Col. 1:18). "...y lo dio por cabeza sobre todas las cosas a la iglesia, la cual es su cuerpo" (Ef. 1:22,23). "Porque el marido es cabeza de la mujer, así como Cristo es cabeza de la iglesia" (Ef. 5:23). El oficio de la cabeza es gobernar y controlar al cuerpo, y todo cuerpo funciona según mande la cabeza. Por eso la iglesia ha de mirar a Cristo para recibir de él dirección en todo asunto de obra y adoración. La iglesia no es institución democrática; tampoco es una aristocracia; y los miembros no tienen derecho de gobernar al cuerpo. No debe de intentar una congregación, o parte de ella, imponer a la iglesia una doctrina o llevar a cabo un programa que el Nuevo Testamento no autorice. Esto sería gobierno de tumulto.

¿PUEDE UNO SER SALVO FUERA DE LA IGLESIA?

EL SALVADOR DEL CUERPO. Si uno se halla en la iglesia, uno es parte de aquel cuerpo del cual Cristo es el Salvador. "Porque el marido es cabeza de la mujer, así como Cristo es cabeza de la iglesia, la cual es su cuerpo, y él es su Salvador" ("él mismo Salvador de su cuerpo", Versión Moderna) (Ef. 5:23). La iglesia no salva, pero Cristo la salva a ella.

SE ENTREGÓ A SÍ MISMO POR LA IGLESIA. "Maridos, amad a vuestras mujeres, así como Cristo amó a la iglesia, y se entregó a sí mismo por ella" (Ef. 5:25). Todos pueden aprovechar los beneficios de la muerte de Cristo al salir del pecado y hallarse en la iglesia por la cual él se entregó. Solamente tienen promesa de salvación por él los que hacen así. El estudioso puede preguntar si Cristo no murió por todo el mundo. Se le contesta que sí. "Y él es la propiciación por nuestros pecados; y no solamente por los nuestros, sino también por los de todo el mundo" (1 Juan 2:2). Esto sólo puede significar que los beneficios de la muerte de Cristo están al alcance de todos.

GANÓ LA IGLESIA. "...para apacentar la iglesia del Señor, la cual él ganó por su propia sangre" (Hech. 20:28). Si uno fuera salvo sin hallarse en la iglesia, sería salvo sin haber sido ganado por la sangre de Cristo.

LA RECONCILIACIÓN. La necesidad absoluta de la reconciliación con Dios es reconocida por todo cristiano. Esta reconciliación se lleva a cabo en el un cuerpo. "Y mediante la cruz reconciliar con Dios a ambos en un solo cuerpo" (Ef. 2:16).

LA SALVACIÓN EN CRISTO. "...para que ellos también obtengan la salvación que es en Cristo Jesús con gloria eterna" (2 Tim. 2:10). Hallarse en Cristo es hallarse en su cuerpo, la iglesia. El apóstol Pablo afirma que los hermanos de Roma habían sido bautizados en Cristo (Rom. 6:3), y luego afirma que eran "un cuerpo en Cristo" (Rom. 12:5). Si uno puede ser salvo sin hallarse en el cuerpo, la iglesia, es salvo sin hallarse en Cristo.

LA CASA DE DIOS. "Para que si tardo, sepas cómo debes conducirte en la casa de Dios, que es la iglesia del Dios viviente, columna y baluarte de la verdad". (1 Tim. 3:15). La casa de Noé era su familia (Heb. 11:7). La casa del carcelero era la familia de él (Hech. 16:34). Se sigue, pues, que la casa de Dios es la familia de Dios. En sentido espiritual hay dos familias en el mundo: la familia de Dios y la de Satanás. La familia de Dios se compone de sus hijos. Si uno ha nacido de nuevo es hijo de Dios y miembro de la familia de Dios. Afirmar que uno está salvo sin hallarse en la iglesia es decir que hay salvación sin el renacimiento, porque por el renacimiento uno entra en la familia de Dios.

LA FAMILIA DE DIOS. "Así pues no sois ya más extranjeros y transeúntes, sino conciudadanos de los santos, y miembros de la familia de Dios" (Ef. 2:19, Versión Moderna). Todos los que no son de la casa de Dios son extranjeros-no son ciudadanos.

LA ACTITUD DE MUCHOS HACIA LA IGLESIA

No nos olvidemos de que la iglesia es la institución del Señor comprada con su sangre. Detestable es aquel espíritu que profesa reverencia por Cristo y se burla de su iglesia o habla de ella a la ligera. Eso indica falta del respeto debido a las cosas sagradas, y muestra ignorancia de la relación entre Cristo y su iglesia. Cuando Pablo perseguía a la iglesia, perseguía a Cristo (Hech. 22:7). Hablar ligeramente de la iglesia es tratar a Cristo con desprecio porque la iglesia es el cuerpo de Cristo (Col. 1:18-24). No puede uno reverenciar a Cristo y al mismo tiempo tener en poco a su cuerpo. Muchos miembros de la iglesia no la aman como es debido. "...Cristo amó a la iglesia, y se entregó a sí mismo por ella" (Ef. 5:25). "...la cual él ganó por su propia sangre" (Hech. 20:28). Ella es su esposa y él la ama más tiernamente que cualquier hombre jamás haya amado a su esposa (Ef. 5:25). Ella es su cuerpo espiritual, y él ama ese cuerpo más que a su cuerpo físico, porque dio su cuerpo físico por él. Ningún cristiano que usa bien su mente pensaría en dañar o destruir la iglesia, que es el cuerpo de Cristo. Preferiría haber sido uno del tumulto sanguinario que crucificó el cuerpo físico de Cristo, que ser culpable de destruir su cuerpo espiritual. Sin embargo, ¡cuántos llamados cristianos hay que propagarán obstinadamente una ambición egoísta hasta hacer pedazos el cuerpo de Cristo y destruirlo! Tales personas no tienen el espíritu de Cristo. "¿No sabéis que sois templo de Dios, y que el Espíritu de Dios mora en vosotros? Si alguno destruyere el templo de Dios, Dios le destruirá a él; porque el templo de Dios, el cual sois vosotros, santo es" (1 Cor. 3:16,17).
* * *

Temas para investigación y estudio:

1. El nombre de la iglesia.
2. La parábola de la vid y los pámpanos (Juan 25:17).
3. La familia como tipo de la iglesia.
4. La iglesia como cuerpo.
5. Los beneficios que reciben los vecinos de la iglesia.
* * *

Preguntas:

1. ¿A qué se aplica la palabra "iglesia" en el Nuevo Testamento?
2. ¿Qué significa la palabra griega "ekklesia?"
3. Dénse los varios empleos de la palabra.
4. ¿Por qué fue aplicada al pueblo de Dios?
5. ¿En qué sentido es llamado y congregado el pueblo de Dios?
6. ¿Cuándo es uno miembro de la iglesia?
7. Pruébese que la casa de Dios es la familia de Dios.
8. Discútase la palabra "iglesia" en sentido general. Cítense pasajes.
9. ¿Cuántas clases de hombres hay en el mundo?
10. ¿Cuántos caminos y destinos ?
11. Cíntense pasajes y dénse las referencias.
12. ¿Puede uno "juntarse" al camino angosto?
13. Indíquese cuándo la palabra "iglesia" no quiere decir todos los salvos.
14. Indíquese dónde la palabra "iglesia" no quiere decir todos los salvos.
15. Muéstrese que la palabra "iglesia" es aplicada a un cuerpo organizado de adoradores.
16. ¿Es uno siempre miembro de la congregación más cerca a él?
17. ¿Qué es una congregación local? Cite y dé referencias.
18. ¿Por qué habría uno de juntarse a una denominación?
19. ¿Dónde tuvo principio la Iglesia Bautista General, y cuándo fue?
20. ¿Dónde tuvo principio la Iglesia Bautista Particular, y cuándo fue?
21. ¿Dónde tuvo principio la Iglesia Metodista, y cuándo fue?
22. ¿Dónde tuvo principio la Iglesia Presbiteriana, y cuándo fue?
23. ¿Dónde tuvo principio la iglesia de Cristo, y cuándo fue?
24. ¿Salva la iglesia?
25. ¿A qué salva Cristo?
26. Pruébese que hay "un cuerpo". Dénse los pasajes.
27. Cite, probando que Cristo es la cabeza de la iglesia. Dése la referencia.
28. Discútase la relación que tienen la cabeza y los miembros.
29. ¿Puede uno ser salvo fuera de la iglesia? Cítese Efesios 5:23.
30. ¿Cómo puede uno aprovechar los beneficios de la muerte de Cristo?
31. Tocante a esto, discútase Hechos 20:28.
32. ¿En qué se reconcilia la gente?
33. ¿Dónde está la salvación?
34. ¿Cómo entramos en Cristo? Dése la referencia.
35. ¿Qué es la casa de Dios?
36. ¿Cómo entramos en la familia de Dios?
37. ¿Cómo puede uno ser hijo de Dios y no parte de su familia?
38. Discútase Efesios 2:19.
39. ¿Con qué precio fue comprada la iglesia? Cítese el pasaje.
40. ¿No murió Cristo por todos los hombres?
41. ¿Cómo puede uno aprovechar los beneficios de su muerte?
42. ¿Cuál debe de ser nuestra actitud hacia la iglesia?
43. ¿Qué indica el desprecio a la iglesia?
44. ¿En qué forma perseguía Pablo a la iglesia?
45. ¿Hasta qué grado amó Cristo a la iglesia?
46. Discútase la comparación hecha por Pablo en Efesios 5:25.
47. Pruébese que Cristo amó más su cuerpo espiritual que su cuerpo físico.
48. Discútase lo de destruir a la iglesia.
49. Dése el significado de 1 Cor. 3:16,17.

Al Capítulo Dos

. Al Capítulo Tres

Al Capítulo Cuatro

Al Capítulo Cinco

Al Capítulo Seis

Al Capítulo Siete

Al Capítulo Ocho

Al Capítulo Nueve

 
 

Al índice

A obras de VRG

Al contenido del sitio