“Que se hagan rogativas, oraciones, peticiones y acciones de gracias, por todos los hombres”

1 Tim. 2:1-4

Introducción.

      A. Heb. 7:25, “viviendo siempre para interceder por ellos”.

      B. Y El quiere que nosotros también hagamos intercesiones por todos los hombres. ¡Piénselo! Dios quiere que nosotros hagamos peticiones por otros.

      C. Podríamos pensar, “Pero El lo sabe todo, sabe lo que El quiere hacer, y yo soy tan insignificante .. ¿por qué quiere Dios que yo le pida por otros?” Porque la Biblia enseña claramente que esta es la voluntad de Dios.

I. Ejemplos del Antiguo Testamento sobre la importancia de la intercesión.

      A. Abraham, Gen. 18:23-33. Intercede por Sodoma.

          1. Gén. 18:30, “Y dijo: No se enoje ahora mi Señor, si hablare”. ¿Se enojó Dios con Abraham?

          2. Por el contrario, El quiere que hagamos oraciones por otros. Muchos textos indican que la intercesión de hombres piadosos le agrada y que es eficaz.

          3. Sant. 5:16, “La oración eficaz del justo puede mucho”.  

      B. Moisés.

          1. Exodo 32:7-14. Sal. 106:21-23 “Y trató de destruirlos, de no haberse interpuesto Moisés su escogido delante de él,  A fin de apartar su indignación para que no los destruyese”.

Isa. 59:15, 16, “se maravilló que no hubiera quien se interpusiese”.

          2. Números 14:11-24.

      C. Samuel, 1 Sam. 7:5-10.

      D. Jeremías 14:19-22. 15:1 es la respuesta. Este texto indica que Moisés y Samuel tenían mucha influencia con Dios.

      E. Job 42:8, 9, Dios mismo quería que Job orara por sus amigos.

II. Cristianos deben interceder por otros.

      A. Sant. 5:16, orad unos por otros. Pablo dedicaba mucho tiempo a la intercesión por los santos. Imagínese que Pablo pronunciara nuestro nombre delante del trono de Dios.

      B. Orar por los que están en lugares eminentes, 1 Tim. 2:1-4 (los gobernantes del mundo; en aquel tiempo los gobernantes romanos). Ahora conviene orar mucho por los gobiernos modernos porque hay mucha decadencia (mayormente en Estados Unidos), hay revoluciones en países latinos, los gobiernos de los países que eran comunistas son muy inestables. ¿Ayuda si oramos a Dios por ellos? Léase otra vez Dan. 4:17.

      C. Orar por todos los hombres

          1. Porque el evangelio es universal.

          2. Porque Dios ama a todos. El tiene actitud sumamente bondadosa y benéfica hacia todos los hombres, aun hacia los más perversos. El desea su amistad y sobre todo su salvación.

          3. Este es uno de los mensajes más importantes que podemos predicar. Verdaderamente Dios quiere que todos los hombres sean salvos.

                   a. Debemos enfatizar que el hijo pródigo sabía que podía regresar a su Padre. Esta es la verdad que debemos predicar a todos.

                   b. Alguien dirá, “Bueno, si Dios quiere que todos sean salvos, ¿por qué no los salva?” La respuesta se encuentra en Rom. 1:16. El evangelio es el único poder que Dios tiene para salvar. Por eso, no puede salvar a los que no quieren oír el evangelio de Cristo. Por eso El quiere que todos “vengan al conocimiento de la verdad”.

          4. También es necesario que tengamos la misma actitud hacia todos los hombres que Dios tiene. El ha hecho y está haciendo todo lo posible por salvarles. ¿Lo hacemos nosotros?

      C. ¿Cómo nos afecta a NOSOTROS cuando intercedemos por otros (hermanos, enemigos)? ¿Cómo afecta nuestra actitud hacia ellos?

III. Porque hay un solo Dios

      A. ¿Qué tiene que ver esto con los versículos anteriores?

      B. 1 Cor. 8:6, no hay otro. Todo el hablar sobre otros “dioses” es simplemente eso – hablar – y nada más.

      C. Dios es el Creador de todos los hombres. Es el Padre de los espíritus de todos los hombres, Heb. 12:9.

      D. Efes. 4:6, Un Dios y Padre de todos.

IV.  Y un solo Mediador

      A. Otra vez preguntamos, ¿y qué tiene que ver esto con los versículos anteriores que nos enseñan que debemos orar por todos los hombres?

      B. Hay salvación por todos, pero ¿cómo? Solamente por medio de Cristo, Jn. 14:6.

      C. El es el único Mediador, porque El es el único que ha pagado el precio de nuestra redención.

      D. Ahora repase lo que hemos dicho acerca de la eficacia de las oraciones de Abraham, Moisés, Samuel, y Pablo. ¡Imagínese la fuerza y eficacia de la intercesión de Cristo!

Conclusión.

      A. El punto principal de esta lección es el mandamiento de que oremos, hagamos peticiones, intercesiones y acción de gracias por todos los hombres.

      B. Porque Dios ama a todos y quiere que todos los hombres vengan al conocimiento de la verdad para ser salvos, que Cristo quiere ser su Salvador y Mediador.

      C. Luc. 15 enseña que las ovejas perdidas pueden ser encontradas, y que el pródigo puede volver.

      D. Si somos cristianos verdaderos, pensaremos los pensamientos de Dios, teniendo la misma actitud que Dios tiene hacia todos los hombres.

Al Estudio Anterior: “Señor, enséñanos a orar” - Luc. 11:1
Sermones Index
Al Siguiente Estudio: Orar -- ¿Pedir ahora?