¿Convicción O Conveniencia?

Introducción:

A.     Dios escudriña el corazón, 1 Sam. 16:7; 1 Crón. 28:9; Apoc. 2:23.

B.     El no ve los hechos solamente, sino que también considera el propósito del corazón.

C.     Cuando dos personas ofrecen el mismo servicio a Dios, es posible que uno de ellos lo ofrezca con propósito sincero y el otro no.

D.    Todo servicio a Dios debe ser la ex-presión de nuestra convicción (una fe no fingida). Debemos ser movidos y motiva-dos por la convicción y no por la conve­niencia.

I. La Definición De Estos Dos Términos.

A. La palabra "convicción" significa creencia, convencimiento. Debemos estar plenamente convencidos de que Dios existe y que es Galardonador de los que le buscan (Heb. 11:6).

1.    Debemos creer en Dios. Debemos creer en Cristo. Debemos creer en el evangelio. Es necesario que estemos com­pletamente persuadidos de la verdad.

2.    Entonces nuestra conducta debe ser la expresión de es fe "no fingida" (2 Tim. 1:5).

B. La palabra "conveniencia" se usa para describir la persona egoísta ("convenienciero"), que solamente busca su propia conveniencia o comodidad en la vida. Este busca ventajas para sí mismo. Tal persona actúa por interés. Por lo tanto, siempre busca lo más fácil, lo más suave, lo más agradable, porque busca lo que le agrada a él y no lo que agrada a Dios. Se ajusta y cambia según las circun­stancias.

II. Algunos Ejemplos De Personas Que Buscaron La Conveniencia En La Re­ligión Y En La Conducta Personal.

A. Balaam, Núm. 22:6, 8, 19. Aprendió la verdad, pero no le gustó y quería saber "qué me vuelve a decir" el Señor.

B. Jeroboam, 1 Reyes 12:25-28. No quería que el pueblo subiera a Jerusalén. No le convenía a él.

C. Herodes, Mar. 6:20, 26. Mató a Juan a causa de los que estaban con él. Apreció a Juan y no quería matarle, pero lo hizo por la conveniencia.

D. Pilato, Mat. 27:24. Entregó a Jesús sabiendo que estaba inocente. Lo hizo por su propia conveniencia política.

E.  Félix, Hech. 24:25. Dijo "Cuando tenga oportunidad (tiempo conveniente) te llamaré". Que sepamos nunca llegó el tiempo conveniente.

F.  Demas, 2 Tim. 4:10, "me ha desam­parado, amando este mundo" (véase tam­bién Luc. 8:13).

G. Muchos oyentes, 2 Tim. 4:3, 4, "teniendo comezón de oír" cosas agra­dables, dejan la verdad y aceptan fábulas.

III. Las Tradiciones Humanas Son Puras Conveniencias.

A. Mar. 7:9-13, los fariseos invalidaron la ley de Dios con su tradición humana.

1.  La religión de los fariseos y los sa­duceos fue una religión de conveniencia. No tenían convicción.

2.  La Iglesia Católica no busca la verdad de Dios (no es religión de convic­ción), sino que busca su propia conve­niencia. Por ejemplo, las aspersión es más conveniente que la inmersión.

3.  Las iglesias evangélicas buscan la conveniencia: enseñan que la salvación es por la fe sola (la "gracia fácil"). Los "testigos" dicen que no hay infierno (¡qué conveniente!). La religión de los caris­máticos es religión de conveniencia porque solamente sueltan las emociones y hacen lo que éstas indiquen.

4.  Billy Graham y otros que tienen organizaciones evangelísticas no tienen convicción, porque quieren la cooperación y el dinero de muchas iglesias. Por ejem­plo, Graham estaba afiliado con los bautistas, pero no le conviene enseñar la doctrina bautista sobre el bautismo, porque quiere la cooperación de los metodistas, presbiterianos, etc. en sus campañas.

IV. Los Hermanos Liberales Son Movidos Por La Conveniencia.

A.   Dicen que creen en la autonomía de cada iglesia, pero su "convicción" es muy débil, porque esa doctrina no les conviene. No les conviene porque quieren cen­tralizar los fondos de muchas iglesias para tener escuelas (institutos), orfanatos, casas editoriales, etc.

B.   Algunos hermanos dicen tener "convicción" sobre la autonomía de la ig­lesia hasta que lleguen hermanos de otras partes y les pone presión. Recuérdese Gál. 2:11, 12. Pedro comía con los gentiles "antes que viniese algunos de parte de Ja­cobo", y entonces no le convenía comer con gentiles y se apartó de ellos. Esto me recuerda de hez manos que profesan creer la verdad sobre la autonomía de la iglesia hasta que lleguen algunos ancianos de Los Estados Unidos; entonces, no les conviene esa "convicción".

C.   También hay peligro de que los hermanos "conservadores" sean "conveniencieros". Algunos han de-mostrado que han actuado por interés. Por ejemplo, varios hermanos de El Sal­vador "aceptaron la verdad" y se apartaron de los misioneros liberales, pero después llegaron hermanos de Cali­fornia que "amaban mucho a los her­manos pobres" (traducción: trajeron mu­chos $$). Entonces, ¿qué hicieron los hermanos "conservadores"? Los reci­bieron con los brazos abiertos aunque hacían burla de la enseñanza del Nuevo Testamento sobre el divorcio y segundas nupcias, diciendo que aun el fornicario repudiado queda libre para casarse otra vez. Son movidos tales hermanos por la convicción o por su conveniencia?

D.       ¿Cuántos hermanos se oponen -- por causa de convicción -- al uso de ins­trumentos de música en el culto? Ultima-mente muchos predicadores liberales han indicado que no tienen convicción sobre este asunto. Es cuestión de tradición (conveniencia) y no de convicción.

E.        ¿Cuántos hermanos se oponen -- por causa de convicción -- al baile, a la ropa indecente, al beber socialmente, al divorcio y segundas nupcias sin autorización bíblica, etc.? ¿Cuántos predicadores enseñan la verdad sobre estos temas?

F.        ¿Cuántos hermanos simplemente se dejan llevar por la corriente, "creyendo" lo que deben creer (lo que la mayoría cree) y rechazando lo que la mayoría rechaza? Es decir, ¿cuántos hermanos -- hasta predi­cadores -- simplemente se conforman a "las creencias de nuestra iglesia"?

G.       ¿Somos cañas sacudidas por el viento? Mat. 11:7.

V. Algunos Textos Y Ejemplos De Servir A Dios Por Convicción.

A.     Los grandes "héroes de fe" del An­tiguo Testamento fueron hombres de con­vicción. No buscaron su conveniencia, sino que buscaron la voluntad de Dios: Noé ... Abraham ... José ... Moisés ... Josué ... Caleb ... Gedeón ... Samuel ... David ... Daniel (léase Dan. 3:14-18; 6:7-10, 20-22 para ver ejemplos de la verdadera convic­ción.)

B.     El Nuevo Testamento también re-lata ejemplos de la convicción verdadera: sobre todo el ejemplo de Jesús ... los após­toles (Hech. 4:19; 5:29) ... Esteban ... Pablo.

VI. ¿Qué Tal Nosotros? ¿Servimos A Dios Por Convicción O Por Conveniencia?

A. ¿Hemos obedecido al evangelio porque creímos de todo corazón en Dios, en Cristo, en el evangelio? ¿Obedecimos porque queríamos de todo corazón la limpieza de los pecados? O ¿obedecimos porque otros obedecieron o porque quisimos ser miembros de la iglesia?

B.     ¿Seguimos fieles en el Señor siem­pre, o solamente hasta que haya proble­mas en la iglesia?

C.     ¿Predicamos el evangelio a tiempo y fuera de tiempo o solamente cuando hay salario?

D.     ¿Condenamos prácticas mundanas con imparcialidad, o solamente hasta que los hijos nuestros lleguen a ser mundanos? 1 Tim. 5:21.

E.      La religión de conveniencia es re­ligión falsa.

 

Al Estudio Anterior: "Y No Os Juzgáis Dignos De La Vida Eterna" - Hech. 13:46
Sermones Index
Al Siguiente Estudio: El Discipulado