El Aborto

Introducción:

     A. El día 22 de enero de 1973, nueve varones, con vestimentas judiciales de color negro, hombres escogidos para for­mar la Corte Suprema de los Estados Unidos de América del Norte, entregaron la siguiente decisión al pueblo de su nación: Durante los primeros tres meses de la preñez la decisión de abortar pertenece exclusivamente a la mujer y su doctor; durante los próximos tres meses el Estado puede legislar el proceso abortivo para proteger la salud materna; durante los últimos tres meses, cuando el "feto" sea viable, el Estado puede regular o aun pro­hibir el aborto, excepto cuando sea nece­sario para la salud mental o física de la madre.

     B. En ese mismo día una nación civi­lizada llegó a ser una nación incivilizada, porque una nación civilizada siempre pro­tege a los que no se pueden proteger so­los.

     C. Se han inventado varias palabras para suavizar la conciencia. Se habla de "el feto" o "el embrión". Así hablan del ser humano antes de nacer. Se clasifica como una parte del cuerpo de la mujer preñada: que el "feto" es simplemente un conjunto de glóbulos de la carne de la mujer; que es un parásito; que es como un tumor, o el apéndice. Se afirma que la mujer tiene el derecho de hacer lo que quiera con su propio cuerpo, que ella tiene el derecho

de "escoger" si dará a luz, o si abor­tará. De esta manera los re­beldes contra Dios inventan ideas y pa­labras para engañarse a sí mismos y a otros.

     D. Veremos en varios textos bíblicos que desde el momento de la concepción, lo que es concebido en el vientre de la madre es una persona, un individuo, un ser humano. En la Biblia no se llama ni "feto" ni "embrión", sino "hijo", "niño", "hijo varón", etc.

     E. Se dice que ahora hay alrededor de un millón y medio abortos cada año en este país. ¿Es la intervención quirúrgica más común en el país ahora! Esto ha cau­sado mucha contención y mucha división. Ha habido oposición fuerte, hasta violenta (se han quemado algunas clínicas de aborto). Otros promueven intensamente una campaña de cambiar la ley, pero con poco resultado.

I. La Biblia Dice Que Lo Concebido En La Mujer Es Una Persona.

   A. Gén. 25:22 "los hijos luchaban dentro de ella". No dice que eran "glóbulos de la carne de la mamá"; no se habla de "fetos" ni de "embriones", sino de los dos hijos que eran Esaú y Jacob, antes y después de nacer.

     B. Job 3:3 "Varón es concebido". ¿Qué se concibe en el vientre de la mujer? Un varón. Un individuo. Una persona. No es una porción más de la carne de la madre. No es como un tumor u otro órgano. Está dentro de la mujer, pero no es "parte de su cuerpo". Es otra persona que vivirá unos nueve meses en el lugar donde fue concebido. Compárese Apoc. 12:5 "dio a luz un hijo varón". En Job 3:3, varón concebido; en Apoc. 12:5, varón nacido.

     C. Sal. 129:13 "Tú formaste mis en­trañas; Tú me hiciste en el vientre de mi madre". Dice el salmista: "mis", "me", "mi". ¿Era persona antes de nacer!

     D. Jer. 1:5 "Antes que te formase en el vientre te conocí, y antes que nacieses te santifique, te di por profeta a las na­ciones". Los pronombres "te" (4 veces) in­dica una persona. Era un ser humano, un individuo ya santificado por Dios (es decir, escogido y apartado para ser profeta). Dios no santificó algunos "glóbulos" de la carne de la madre de Jeremías.

     E. Luc. 1:36 "Elisabet...ha concebido hijo". ¿Qué concibió? Un hijo.

     F. Luc. 1:44 "la criatura (el "niño", Ver. Nacar-Colunga) saltó de alegría en mi vientre". Una masa de células sin per­sonalidad no siente alegría. Lo que estuvo en el vientre de Elisabet fue Juan, una persona. La palabra "criatura" ("niño") es la palabra griega "brephos".

     G. Luc. 1:57 "Elisabet...dio a luz un hijo". La palabra "hijo" es "brephos"; es la misma palabra que se usa en el v. 44. Se refiere al niño, ¡tanto antes como des­pués de nacer!

     H. Luc. 2:16 "niño acostado en el pe­sebre",  "brephos" otra vez.

     I. Por lo tanto, lo que es concebido y vive en la madre unos nueve meses es un niño, es hijo o hija, es hijo varón, tiene vida (por consiguiente, tiene espíritu, porque según Sant. 2:26, el cuerpo sin es­píritu está muerto).

     J. Dicen algunos "Pero no es persona hasta que respire" y citan Gén. 2:7 "Dios...sopló en su nariz aliento de vida, y fue el hombre un ser viviente". Pero el caso de Adán no llega al caso, porque no es en ningún sentido paralelo con el caso de un niño concebido. Cuando Adán fue formado del polvo de la tierra, y antes de soplar Dios en su nariz aliento de vida, era simplemente un cadáver. Pero un niño en el vientre de su madre no es en ningún sentido un cadáver, como ya hemos visto, y como veremos en el siguiente punto.

II. La Evidencia Científica.

     A. He aquí el desarrollo de la persona desde su concepción:

          1. En tres semanas comienza a latir el corazón.

          2. En tres meses comienza a abrir los ojos, y hay movimiento de piernas, pies, dedos, cabeza.

          3. En cuatro meses todos los organis­mos están funcionando.

     B. Cumplidos los cinco meses, si el niño nace, puede sobrevivir. Si nace, sería un crimen matarlo; pero muchísimos niños de cinco meses se matan dentro del vientre, ¡y dice la Corte Suprema que está bien hacerlo! (Con razón llevan vestimenta negra los miembros de la Corte Suprema).

III. ¿Por Qué Se Practica El Aborto?

     A. Por ser el niño concebido fuera del matrimonio, y no lo quieren.

     B. Ya tienen su familia, no quieren más hijos y no pensaron tener más hijos; por lo tanto, cuando la mujer concibe otra vez, sin querer hacerlo, optan por matar al niño.

     C. La mujer tiene su carrera, su tra­bajo, y el niño sería molestia.

     D. No quieren la inconveniencia de criarlo. Quieren tener su tiempo libre para viajar, divertirse o seguir otros intereses.

     E. Deut. 24:16 Es caso de morir los niños por los pecados de los padres.

IV. Argumentos Necios De Los Que De­fienden La Práctica.

     A. Citan el caso de la mujer que es víctima del asalto y concibe niño. Preguntan, ¿quién querrá dar a luz un hijo que resulta de un asalto? Pero de los mi­llones de abortos es extremadamente raro un caso de estos.

          1. Tal mujer es digna de mucha lás­tima y compasión. Seguramente un gran crimen se cometió contra ella.

          2. Pero es una gran bendición de Dios que maravillosamente un porcentaje in­finitésimo de tales mujeres conciben. Aparentemente la mujer tiene algún mecanismo innato que le ayuda a evitar la concepción en tales casos; agregado a esto existe el beneficio de la atención médica inmediata que la mujer puede recibir en muchas partes del mundo.

         3. En el libro "Handbook on Abor­tion", escrito por el Dr. y la Sra. C. Wilke, se citan dos estudios que abarcaron un total de 4,500 casos de asalto sin ningún caso de concepción. En otra en­cuesta entre un grupo de doctores que habían asistido en el nacimiento de 19,000 niños, ni uno de ellos había asistido en el nacimiento de un niño concebido a conse­cuencia de un asalto.

   4. Pero, sí algunas mujeres asaltadas concibieran, ¿no sería correcto interrumpir tal embarazo? No sería co­rrecto, porque el niño concebido no tiene la culpa (él no es el criminal), y estaría siendo castigado con muerte por el crimen de otros (Deut. 24:16). No se puede co­rregir el primer crimen con otro crimen. En lugar de corregirlo, se añade otro.

     B. Dicen que la mujer puede hacer lo que quiera con su propio cuerpo. Ya hemos probado con argumentos bien con­cluyentes que esto no es cierto. El aborto no es la destrucción del cuerpo de la mu­jer, sino es la destrucción de la vida del niño.

C. Para salvar a la madre. Otro argu­mento que para muchos es muy fuerte es que el aborto se hace necesario a veces para salvar la vida de la madre.

1.     Otra vez, el porcentaje de abortos relacionados con este problema es in­finitésimo. La ciencia médica está muy avanzada, y con el cuidado mínimo de la madre embarazada casi no existe este problema.

2.     Pero también hay que considerar esto: en algunos casos es cuestión de sal­var por lo menos una vida de las dos. Es decir, tanto el niño como la madre morirían si el embarazo no fuera inte­rrumpido. En tal caso si se puede salvar por lo menos una vida ¿no se debe hacer?

     D. Para evitar el nacimiento de niños retardados o deformes. Ahora los médicos tienen la técnica para descubrir tales condiciones prenatales. ¿Si alguna mujer embarazada descubre que el niño que ha concebido está afectado física o mental­mente, debe interrumpir el embarazo o dar a luz un niño enfermo?

   1. Para mucha gente la pregunta es muy fácil; dicen que sin lugar a dudas ella debe abortar. Que sería mejor para la fa­milia, para todos los demás y aun para el niño.

           a. Pero ¿no es admirable que los que nacen afectados con el mongolismo ten­gan disposición agradable y placentera?

           b. ¿Y cuántos hombres muy enfermos físicamente han superado su problema para ser grandes estadistas, líderes, maes­tros, inventores, etc.?

     2. Entonces, para ser consecuentes, ¿no debemos matar a todos los hijitos en­fermos? ¿Por qué no? Si es justo matarlos antes de nacer, ¿por qué no podemos matarlos después?

     3. ¿Hizo mal Faraón cuando mató a los inocentes (Ex. 2:16)? ¿O Herodes (Mat. 2:16)? ¿O Hitler? (Hitler tenía la misma idea de purificar la raza humana y eliminar a los indeseables, y para él los judíos eran los más indeseables en el vasto mundo). ¿Hasta cuándo habrá movimiento para acabar con todos los en­fermos, los viejos, los feos, y mayormente con los predicadores? (Para mucha gente somos los menos deseables de todos).

     E. Éxodo 21:22-25 se usa mal para justificar el aborto.

         1. Dicen que si la mujer abortare, debe haber multa, pero si ella muere, entonces el culpable debe ser castigado con muerte. Según este concepto, la vida del niño no vale tanto.

         2. Pero la palabra "abortare" no aclara bien el asunto. Muchos concluyen erróneamente de esta palabra que en tal caso el niño muere. Pero es importante saber lo que el texto dice, literalmente: "Si algunos riñeren, e hirieren a mujer em­barazada, y salen sus hijos, pero sin más daño, serán penados..."

     3. Otras traducciones dicen "haciéndola dar a luz".

4. La palabra "salir" que aparece en este texto es la misma que aparece en Gén. 25:25 y Job 1:21; y en Jer. 1:5 aparece y se traduce "nacer". Así es que el texto dice simplemente "si salen sus hijos" o si nacen sus hijos.

5. La palabra "hijos" que aparece en este texto aparece en Ex. 1:17; 2:3; Gén. 21:8; 42:22. (Es importante, pues, saber la traducción literal de este texto, ya que se ha torcido por algunos para enseñar que el aborto no es asunto serio.)

6. Luego los v. 23-25 dicen "Mas si hubiere más daño (sea de la madre del niño) "entonces pagarás viva por vida, ojo por ojo, diente por diente, mano por mano, pie, quemadura por quemadura, herida por herida, golpe por golpe".

Conclusión:

     A. Rom. 1:31; 2 Tim. 3:3 dan listas de los pecados más terribles en el mundo; en­tre ellos Pablo habla de personas "sin afecto natural". Indudablemente los que practican el aborto son personas "sin afecto natural".

     B. El aborto es homicidio, Gén. 9:6; Gál. 5:21.

     C. El lago de fuego espera a tales per­sonas si no se arrepienten, Apoc.

21:8.

Al Estudio Anterior: Egoísmo
Sermones Index
Al Siguiente Estudio: No Ahogar sino Abortar